ARCHIPIELADO ALAND: El secreto mejor guardado

Hay reinos perdidos, lugares fantásticos, paraísos virtuales y ensoñaciones. Supongo que Aland es uno de ellos. No queda en el medio del Sangrilá, ni en las estribaciones del Monte Fuji, y en el medio del desierto. Si navegamos entre Estocolmo, y Turku nos pasará como a Cristóbal Colón, descubriremos un mundo perdido, del que poca gente tiene referencia. Miles de islas de un país semi-independiente, celosos de su identidad, preñado de todos los tópicos escandinavos, y con una placidez fuera de este mundo. Todo es perfectamente pacifico en Aland.

El pequeño crucero Birka Paradise, rasga la limpia noche escandinava, hasta que de repente la luna limpia nos hace vislumbrar islotes, y más islotes. Entramos en el Archipiélago de Aland. Después de una noche de fiesta, el amanecer es glorioso, cuando comenzamos a atracar.

Sin duda Mariehann no es una capital, sino un pueblo de casas de madera, entre jardines, con una pequeña calle comercial, y todos los ingredientes propios de una capital de mayor tamaño, aunque en este caso sea de juguete. El pequeño bimotor, de la compañía nacional Air Aland, cruza el plomizo cielo, sobre un pequeñito parlamento, y la diminuta catedral. No debemos confundirnos. A pesar de no existir el stress en Mariehann, nunca menosprecie Aland. Tiene todos los ingredientes de un país.

El poder de Aland es ofrecer la perfecta fusión de islas, mar, lagos, bosques, casas de madera, en un entorno perfecto. Tanto que parece sacado de una postal. Miles de islas, que nos ofrecen vistas acuáticas, paseos con pequeños ferries, botes, puentes, y naturaleza diseminada en todo su esplendor, en un mundo de exploración sin fin. En un entorno tan bello, que parece que estamos en otro mundo, y encontramos la armonía. Pero, turísticamente, ¿Qué nos ofrece Aland?.

  1. Volver a la madre naturaleza, fundirnos con un entorno perfecto y disfrutar de toda la gama de oferta lúdico deportiva que nos ofrece. La estrella local además del pesca del salmón, es el kayac entre sus mares interiores, en donde jamás encontraremos a otro ser humano, pudiéndonos acercar y atracar en cada una de las pequeñas islas. Tal vez visitar una factoría de conservas, licor, o producción ecológica de comida.

    El silencio es tan intenso, y el agua tan placida, que tendremos que avanzar con cuidado para no enfadar a los elementos. No solo kayac, sino cabañas, ecoturismo, spas, relax, senderismo, y degustar uno de los pescados más suculentos que he visto en mi vida. Es la cura perfecta para la agitada vida moderna.

  2. Alquilar un coche, sin sentir los agobios de una estresante conducción. Para nada: no hay autopistas, y prácticamente ni tráfico. Asimismo entre puentes y ferries, la comunicación entre las islas es muy efectiva.
  3. Marienhamn y monumentos históricos. Aland nos ofrece un rico patrimonio cultural, en donde destaca su vinculación marina; como el Museo Marítimo de Mariehann, o el imponente velero Pommern, anclado en el paseo marítimo de la capital. Si la capital fundada en 1861 bajo la supervisión del arquitecto sueco George Theodor Chiewitz, posee atractivos, yo destacaría algunos puntos que no conviene perderse en los alrededores.

    En primer lugar el bucólico Castillo de Kastelholm, asentado en un escenario perfecto. Cerca el evocador Museo de Jan Karlsgarden, con una reproducción de casas de madera típicas, e interiores de época. Pero sobre todo las iglesias antiquísimas, algunas de ellas con interiores de madera mezclando elementos marineros y religiosos. Fruto de su posición estratégica, conviene una visita a las fortalezas, como la de Bomarsund, con la mejor vista de la isla, y que en el siglo XIX fueron testigos de la guerra ruso-sueca.

Cuesta decidir que hacer en Aland. Hagamos lo que hagamos, hay algo que caracteriza a nuestro idílico lugar, y que es el lento trascurrir del tiempo, y nuestra confesión con un espacio tan prístino y virgen, que parece eterno.

Sin duda, el lugar perfecto para descubrir que los paraísos aun existen. Un perfecta receta para olvidar el estrés y maremagnun de la vida cotidiana. Aland nos espera con toda la calma y tiempo del mundo, para ofrecernos las mejores vacaciones.

DATOS PRACTICOS
Aland es una región semi independiente, aunque vinculada a Suecia por historia y lengua, pertenece a Finlandia. En ella viven 26.700 habitantes, de los cuales 10800 residen en la capital. El resto, en las 6500 islas del Archipiélago.

Donde dormir; Aparte del alquiler de cabañas, hay un hotel referencia que el Hotel Archipelag, justo mirando al mar. El más grande de Mariehann, resulta no obstante, tranquilo. Punto ideal como base de nuestras excursiones.

Que comer: Es un lugar natural privilegiado, con deliciosos alimentos de temporada. Pescado como omnipresente ingrediente, pero exquisitas verduras y frutas en temporada estival. Hay algunas notas gastronómicas que debemos probar, como el omnipresente salmón en todos lo platos, los pancakes de Aland, el queso ACA, y el pan negro de Skärgardsbrod.

Uno de los pocos lugares que produce vino de manzana. Dos restaurantes: el Pommern, en Norragatan 8-10 inspirado en una típica casa de la abuela con toques marineros, como uno de los espacios más acogedores.

No hay sitio al aire libre mejor, que el Ass Segelpaviljong, en Västerhamn. Es una maravillosa terraza de madera sobre el mar con generosas raciones.

Que comprar: Además de la cerámica local sobre todo en color negro, destaco la lana, los tejidos, el metal, el pan negro, y productos gastronómicos basados en los productos locales.

Direcciones básicas.

http://www.visitfinland.com/es/articulo/aland-una-pieza-especial-de-finlandia/ http://www.airaland.com/?iPage=1&iLan=3

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies