BASILEA: Una escapada a Bad Säckingen

 
Guten Morgen Deutschland. Mi amada Alemania está a un kilómetro de Basilea. Podía oler Baden Württenberg a un kilómetros, y el haber vivido meses en su capital Stuttgart me daba ciertas dosis de morriña. Aunque no hay esquina del Land que no conozca, la bucólica Bad Säckingen a 30 km era un secreto. Estación alemana, y a territorio germano. Tres países compartiendo ciudad, con sus estaciones e imaginarias fronteras. Pero aun son signos. Fusión europea en su máxima expresión. Y un aeropuerto con red zona llamado EuroAirport.

Volvamos al tema. Decía mi padre, mucho mejor viajero que yo, que para conocer los entresijos de una ciudad, lo que queda fuera de las zonas turísticas hay usar un bus al azar, y circular hasta el final de la línea. Debe ser como la caja de bombones de Forest Gum. No sabes que ruta te toca hasta que te subes. El mío con dirección estación, pero dando una considerable vuelta.

En las orillas del Rhin, este encantador pueblo alemán, parece sacado de un cuento medieval. El protagonista absoluto es el puente de madera más largo de Europa y que supera al de Lucerna por un metro. Este portento medieval mide 203,7 metros. Mitad en Alemania, mitad en Suiza. Me sigue pareciendo encantador pero algo infantil, cruzar varias veces, en pocos minutos, esta especie de fronteras. Impoluto puedes imaginarte como era cuando era vital para la actividad comercial de las dos orillas.

Me recuerda el puente de Kingsbridge, de los pilares de la tierra. Desde el siglo XIII, es una de las estampas mas hermosas del Europa.

Entre el puente y la estación, cruzas las callejuelas de la preciosa ciudad medieval, dormida en el tiempo. Totalmente conservada, mantiene unas coloridas fachadas, un palacio y una hermosa iglesia catedral barroca. Salía el sol por primera vez, sonaban las campanas, y el día resultaba espléndido para un paseo.

UNA PECAMINOSA SELVA NEGRA

Lo sé, la disculpa era el puente; aunque el motivo real era una porción alemana (salvaje) de Tarta Selva Negra. Enorme, con un finísimo bizcocho de chocolate, siempre borracho de licor de cerezas, con kilos de cerezas, y con toneladas de nata helada. La localidad queda en el sur de la Selva Negra, y no es difícil encontrar un lugar para deleitarse.

Justo al lado de la estación de tren, encontré un pequeño Imbiss (taberna en alemán), en donde tenían una pinta fastuosa

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies