BUSCANDO EL CAMAROTE PERFECTO

Los barcos de cruceros, son enormes cajas de metal cuyo espacio está compactado al máximo. No podemos esperar encontrar dimensiones similares a las de la habitación de un hotel. Generalmente hablando, los precios de los camarotes dependen de si son exteriores o interiores, con o sin balcón, en que cubierta están y dimensiones. Sin embargo, hay una serie de particularidades, no solo como estructura que se mueve, que debemos de tener en cuenta a la hora de elegir el camarote perfecto, además de nuestras preferencias.

Los antiguos barcos de cruceros, de los cuales quedan pocos ejemplos, se caracterizaban por laberínticos pasillos, sobre todo en las cubiertas inferiores, en donde los camarotes más antiguos, eran verdaderos nichos agobiantes, en los que no invitaba a reservas. Semicubiertas incluso bajo el agua, sobre las hélices, o con dimensiones muy justas, era lo más común. Hoy en día, las distribuciones de las cabinas son lineales, e incluso la localización de las zonas comunes, se encuentran más cerca de las cubiertas más inferiores, que en las superiores como antes.

 

En primer lugar, y aunque pueda parecer una contradicción, los camarotes más tranquilos en cuanto a no sentir el movimiento del barco, es abajo y en el centro, o sea cerca de donde está el centro de gravedad de la nave. Por la teoría del tentetieso, péndulo etc, cuando más hacia arriba y hacia a proa o popa, más se moverá el barco. Aunque muchas y caras suites estén a proa o a popa, pueden que tengan una perfecta visión del horizonte, o vista plena no solo de la estela del barco, deben ser evitados si no soportamos las oscilaciones de las olas. Si nos agobiamos con mares embravecidos, quizás un interior sea la elección perfecta, y si por el contrario nos agobia que el barco se mueva metido en un espacio sin vistas, debemos evitar los interiores. Aunque la iluminación perfecta, y la ventilación es siempre optima, y sean perfectos para presupuestos ajustados, son rechazados por no estar en contacto con el mar, o poder desayunar en un balcón. Por el contrario, si simplemente queremos tener un lugar para dormir, y ducharnos son la elección perfecta.

 

Otra característica importante en nuestro camarote es la localización para evitar ruidos y/o molestias innecesarias. Por eso hay que evitar camarotes debajo de salones, de la cubierta de piscina en donde se celebran fiestas ruidosas de noche, o notamos como al amanecer los asistentes de piscina arrastran las sillas de piscina. Tampoco es una buena localización camarotes muy a popa, y cerca de las maquinas ya que podríamos notar las vibraciones del barco al atracar en puerto.

Los camarotes cerca de comedores deben ser evitados sobre todo por los olores. Incluso dentro de las cubiertas debemos evitar estar situados cerca de los ascensores, ya que son zonas en donde se generan ruidos. Cuando contemplamos el plano de cubiertas de nuestro camarote, debemos asegurarnos que no hay ninguna zona en blanco, porque puede corresponder con un hueco de ascensores, o escalera de servicio en donde se suben los carros de desayuno, por ejemplo a primera hora de la mañana. Los camarotes comunicantes, son muy ruidosos ya que las puertas entre camarotes no son el mejor aislante del sonido.

 

Además, algo que también es importante en los grandes barcos, y sobre todo para personas mayores, o con ciertos problemas de movilidad es la cantidad de metros de pasillos que se deben caminar todos los días. Los comedores suelen estar en popa, el teatro en proa, con lo que una localización central es perfecta. También debemos contar que cuanto más lejos estemos de las cubiertas centrales con los elementos comunes, más tendremos que subir o bajar en caso de que los ascensores estén saturados. También saldremos antes del barco, o llegaremos antes a nuestros camarotes, si estamos cerca de las salidas.

Pero ojo, es importante comprobar de nuevo en el plano de cubiertas, que nuestro camarote no está encima de portezuelas, por donde puede a primera hora de la mañana entrar el práctico, con el consiguiente estruendo al cerrar y abrir la puerta. Los camarotes singles en muchos barcos suelen estar situados en esquinas con dimensiones menores, o espacios en donde no cabe un camarote doble. Y para terminar, si somos más de dos personas, y queremos compartir camarote, mejor optar por una suite ya que los triples y cuadruples, son dobles con dos literas superiores, o de cuyos sofás salen camas plegadas. A la hora de la verdad, es espacio se hace limitado, sobre todo con las interiores.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies