Cinco formas indecentes de gastar la lotería.

 Los Niños de San Ildefonso, pueden resultar cansinos. Más si no te toca, ni la devolución. Supongamos que eres de los que han bajado al café de la esquina, y has pagado 21 euros por un cafe. Enhorabuena. Eres millonario. Hipoteca, un coche, el Iphone6, o un atracón alimenticio. Pasaditas por las tiendas. Pero si quieres soñar, viajar, y dilapidar indecentes cantidades de dinero, te doy ideas de como gastarlo. 

 

Hay decenas de opciones, vacaciones ideales, mundo soñados. Si tu premio ha sido generoso, y deseas hacer el viaje de vuestros sueños, voy a tentarte con cincos opciones perfectas para sentirte VIP. Nada de una hortera suite en Emiratos, un safari con porteadores…..si quieres combinar clase y sofisticación, prepara tu VISA Black, cómprate unas buenas maletas, y adelante.

 

1) Pon un avión privado en tu vida.

 

O casi. Si te aburren las low cost, colas, asientos estrechos, cabinas atestadas, niños llorones, y hacer malabarismo con la bandejita de comida infernal, y la primera clase tradicional te parece poco glamurosa, Etihad, por supuesto compañía del Golfo Pérsico ha inventado algo que podría calificarse como un “apartamento” en sus flamantes A380. Se llama The Residence, y por 21.000 dolares podrías volar a Nueva York. Salón diseñado por Porsche, mayordomo, ducha, sala de estar, y un dormitorio doble que será mejorado con la instalación de pantallas  de suelo a techo, para poder ver las estrellas mientras duermes. Mola. ¿Verdad?

 

 

2) ¿Cruceros?. ¡¡¡Que ordinariez¡¡¡. La suite Marjorie del Sea Cloud I

 

Ultimente poco glamour queda en algunos subproductos estilo “parque temático”, con miles de pasajeros compartiendo espacio público. Incluso las suites de la mayoría de los barcos no ofrecen experiencias premium. Por eso, huya de la masa, y embárquese en un velero vintage de verdad. Desde yate privado de la rica   Marjorie Merriweather en los años 30, a una de las naves más exclusivas.

 

Y esa joya de época de la empresa alemana, ofrece interiores de lujo, y navegación pura y auténtica. Siempre recalando en los puertos más exclusivos y sobre todo poco masificados. Tanto el Sea Cloud I tiene una dilatada historia. La suite Marjorie no es barata. Desde 1200 euros al día, pero se sentirá como un rey.

 

3) Huye a la ultima frontera del mundo

 

Los aeropuertos son espantosos lugares, que producen grados de stress insuperables. Colas, esperas, saturaciones, colapso aéreo. A pesar de todo, viajar se ha popularizado tanto, que no hay casi lugares vírgenes en la tierra. Sin embargo, nos queda la última frontera. Un lugar aun pristino, y virgen en donde nos aislaremos del mundo, en una sinfonía de hielo, colores claros, aire puro, y paisajes inspiradores. No se preocupe de encontrar otros cruceros, ni de desembarques masivos. Es un lugar con potentes limitaciones medioambientales, y solo un selecto número de barcos de expedición pueden llegar. Son caros, unos de 5000 a 10.000 euros, pero sobre todo Silversea y Ponant, son expertos en esta recóndita esquina de la tierra.

 

 

4) Consumo VIP. Duerme como una estrella de cine. 

 

 

Nueva York, la amas o la detestas. Pero no podemos negar que es lo más icónico que podemos imaginar.

 

Si queremos dilapidar de forma infinita, no hay nada mejor que perderse en los placeres de las tiendas más exclusivas de la Quinta Avenida. Pero para sentirnos como “Pretty Woman”, deberemos tener una morada de acuerdo a nuestra alma de nuevo rico. No hay lugar en la tierra que concentre las fortunas más poderosas que Nueva York, y hay hoteles especialmente opulentos. Pero la suite Ty Warner Penthouse es increible.  Diseñadas por I. M. Pei and Peter Marino es un paradigma de clase, buen gusto y sofisticación urbana contemporánea. 244 metros de puro placer.

 

Las vistas quitan el hipo, y la decoración palaciega, siempre si estamos dispuestos a gastar, medias de 35000 dolares, como decenas de ricos a famosos que son clientes habituales.

 

5) ¿Renfe?. No; hazlo con un Marajá. 

 

Si piensa que el tren es incompatible con estilo, es porque no conoce los trenes de época indios Palace on Wheels. Los británicos, para tener control de su imperio llenaron la India de vías férreas. Viajaban en trenes que poco se parecían a los atestados trenes actuales, y eran experiencias civilizadas. Viajar dentro del país, por tierra puede ser pesado, incomodo y siempre poco placentero. Sueñe con un palacio sobre ruedas sacada de la época de los Marajás en donde usted será tratado como una celebridad. Palace on Wheels tiene varios trenes, cada cual con sabor tradicional, coches recuperados de antiguos trenes de lujo, y decorados en exquisita tradición del país. Precios aproximados desde 2000 euros.

 

Desde el Palace on Wheels, pasando por el Royal Rajasthan, Marajas Express, o Deccan Odyssey. Usualmente llevan bares, restaurantes con alta cocina internacional, salones, y cabinas decoradas con materiales nobles, muebles de épocas,  tripulaciones ataviados a la vieja usanza. Siempre con todas las comodidades innimaginables.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies