jue. May 23rd, 2019

CIUDADELA vs MAHÓN

«Era el mejor de tiempos….» Así comienza la novela de Dickens «Historia de dos ciudades», separadas por el Canal de la Mancha. No sé si es «mi mejor momento», pero cuando la primavera florece, y tengo de la oportunidad de huir a la más hermosa isla de las Baleares, no me lo pienso. Siempre se había mostrado huidiza. Tarifas altas, conexiones imposibles; esta vez todo apuntaba a que mi maleta se encamine a Menorca. 
Si en la novela del famoso autor inglés hay dos ciudades, también en nuestra isla menorquina. Chiquitas, equilibradas en hermosura, y ocupando el oriente y occidente de la isla. Una capital administrativa, la otra cultural y religiosa. No hay Canal de la Mancha, como en la novela; solo 45 kilómetros de campo verde, y dos hermosísimas bahías. Evite preguntar cual es más hermosa. Como en el caso de dos bellas damas, sería una grosería preguntarlo.  Y sobre todo porque fomentaría el mal rollito de «vecinos» mal avenidos, que siempre ha caracterizado la relación de las dos ciudades. Que sería nuestra España sin la sana rivalidad regional, que se extiende como la pólvora por el amplio panorama hispano. 
Mahón
Menos de 30.000 habitantes y dimensiones humanas, la capital de Menorca es una auténtica sorpresa. Encaramada en lo alto de una colina, y al fondo de una hermosísima bahía, siempre fue un estratégico y disputado puerto. 
Si llegas en barco, amarás atracar a los pies del casco histórico, encaramado en un alto. Pero probablemente llegarás a su aeropuerto. Puedes optar por el autobús cada media hora, a la estación de  los Cavallitos, o como hace la mayoría de la gente por alquilar un coche. Y mira que es algo que pone de los nervios a los menorquines. Su paz se rompe, los guiris saturan sus tranquilas carreteras, y llenan de autos las calas tranquilas, y las calles estrechas de la ciudad. 
Todo está a un tiro de piedra, y hay que caminar. Lo primero que te llama la atención, es que parece que estamos en otra dimensión. Tranquila, relajante, y es una joya monumental llena de palacios, iglesias, plazas y monumentos en cada esquina. Pero no parece en ningún momento que estemos en una ciudad española, y menos en las Islas Baleares. 
Será tal vez, porque han pasado decenas de pueblos, que han dejado su huella en cada esquina de la ciudad.  Me habían hablado de las influencias británicas, y aunque su paso fue relativamente corta, sus calles están llenas de palacios georgianos, ventanas de guillotina, puertas verdes, hasta el punto que nos recuerda a veces las Islas del Canal, la costa británica o incluso Gibraltar. Pero hay otras referencias en sus coloristas fachadas, y muchas veces parece que caminamos por Niza, Marsella o cualquier localidad marítima de la Provenza.
Capital desde que se trasladó desde Ciudadela, el puerto es hermosísmo. Inexpugnable, y porque los británicos podían controlar así el Mediterráneo. Miramos hacia arriba, y vemos las casas apelmazadas, y su estado inestable en lo alto.  Se accede la ciudad a través de la serpenteante escalera de Costa de Ses Voltes. Dos iglesias destacadas, en lo alto, a ambos lados. La del Carmen del siglo XVIII, cuyo claustro es un curioso mercado gastronómico, y Santa María. En torno a esta última placitas, callejuelas encantadoras, el ayuntamiento neoclásico y un maravilloso casco histórico intacto, con calles peatonales, cafés, tiendas; sus límites lo delimitan las antiguas puertas de la ciudad.  San Francisco es una de las iglesias más imponentes de la ciudad.

Ciudadela 
A 45 kilómetros de Mahón, y cruzando una isla verdísima, la línea regular de autobuses cada hora , nos deja en esta ciudad tan similar, pero a la vez tan diferente. Muchas veces se hace una injusta comparación. Y mucha gente se define. Con un número similar de habitantes, no veo ninguna necesidad de elegir. 
Me parecen hermosas a la par, y monumentalmente impresionantes. Si Mahón es la ciudad más oriental de España, y en donde primero se pone el sol, Ciudadela es la primera donde se esconde. También en lo alto, su puerto es pintoresco, y mucho más tradicional. Por ella pasaron también pueblos diversos, y notamos otras influencias estéticas. No puedo precisar, pero es más local, con pinzeladas venecianas, y con un cierto regusto maltés, en donde dominan los edificios color toffee.  Su página más trágica fue el saqueo turco de Barbarroja en donde casi 4000 habitantes fueron esclavizados. 

Es epicentro es la Plaza des Born, que acoge algunos de los edificios más representativos. El Ayuntamiento, Teatro Municipal, Palau Torre Saura. Cafés, palmeras, y con vistas al puerto hacen del lugar un lugar delicioso. Ciudadela se enorgullece de tener la única catedral de la isla. 
En estilo gótico catalán, es una joya de los siglos XIII y XIV. Mira que yo pensaba que solo había soportales en mi Compostela. Detrás de la catedral, vamos de sur a norte del casco histórico, las deliciosas arcadas blancas, de Ses Voltes. Una calle tan estrecha y encantora, que casi podemos dar la mano a la gente que pasea por el otro lado de la calle. 

Ciudadela es una ciudad tranquila, mucho más peatonal de Mahón, y perfecta para perderse por sus callejuelas; momumental, y llena de palacios como el Salort, muchos de estilo italianizante con iglesias destacables como Iglesia del Socorro
Tiene un maravilloso mercado del pescado, de estilo art nouveau. Si tenemos tiempo el Museo Diocesano, es un lugar perfecto para completar nuestra estancia en la ciudad. 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies