Comiendo en el Norwegian Bliss

No logro saber cuantas opciones gastronómicas tiene el barco. Varían según la fuente. Americanas, internacionales, étnicas y tradicionales. Dulce, salado. Comida rápida, y sofisticada. Tengo que reconocer que la opción de “freestyle” me cansa un poco. Sobre todo porque hay que reservar cada día para no tener muchas frustraciones.

Aunque hay 20, luego hay comidas servidas en otros lugares, bares que sirven snacks, platos…, y algunos de ellos que ofrecen diversas opciones gastronómicas. Muchas incluídas en el precio del crucero, otras con cargo. A groso modo podríamos citar:

-Taste, Manhattan y Savor: Tres restaurantes principales, en donde el Manhattan con su decoración art decó es el más bonito de todo el barco. 

Garden Café. El gran buffet. Aunque algo compartimentado, ofrece un amplísima gama de opciones, con diversos ambientes para sentarse, o tomar algo más casual en sus taburetes centrales. 

The Local, junto con la destilería son el pub por excelencia, y un lugar en donde las mejores cervezas se sirven con increibles tapas. 

Q Texas Smokehouse: Típico local americano de cocina tejana

Jimmy Buffet´s MargaritaVille: Increible cantina mejicana, con variedades caribeñas. Y slow food increíble 

Los Lobos y Cucina. La clásica cocina mejicana, y por otro lado los universales italianos. 

-Food Republic: Fusión oriental, y decoración ecléctica

Ocean Blue: Elegante espacio para cocina orientada al pescado y marisco. 

Cagney´s Steakhouse. Especialidades de brasería, y platos favoritos de la cocina americana. 

-Teppanyaki. Brasa japonesa, cocinada delante de los comensales. 

Chef Table. The Haven. En el primer caso un restaurante privado para cenas íntimas, y The Have el lujoso espacio para las suites Haven

Dolce Gelato, Bake Shop y Coco´s. Las tres esquinas dulces. Helados, cupcakes, pasteles, chocolate y té. Además un Starbucks. 

-Y servicio de habitaciones. 

MIS OPCIONES

Obviamente tuve que conformarme con picar de aquí y allá.

Garden Café Buffet

Cagney´s Steakhouse

Q Texas Smokehouse

Aunque es un lugar especialmente ruidoso, las opciones-picoteo fueron sensacionales. Opté por una ensalada de aguacate con Tabasco, que resultó una bomba de sabor. Diversos acompañamientos, y luego un plato para compartir que llevaba varias carnes, aderezos, y el tradicional bizcocho de maíz. Los postres fueron un verdadero escándalo. La tarta de peccan nuts con calabaza golosísima. Pudding de pan, y un brownie insuperable.

Mientras escuchábamos blues, y música country “live”, cervezas locales. Solo faltó “line dance”, y cenar con sombreros tejanos.

Dolce Gelato & Bake Shop

Escondidos detrás de Los Lobos, en el acceso al WaterFront, esta deliciosa pastelería está decorada como como si fuera un local típico del siglo XIX. Papel pintado, botes antiguos, pero sobre todo unos macarons de escándalo, y una amplia gama de deliciosos Cup Cakes.

Jimmy Buffet´s MargaritaVille

En  plena cubierta de piscina, esta loca cantina nos ofrece un amplio menús de hamburguesas kilométricas, cocina de caribeña, mejicana, en un entorno muy vital, y colorista. No debes perderte la estrella que es el “volcán de nachos”. Inmenso, e imposible pedir media ración. Medio kilo de salsas, lo hace lo más pecaminoso que se puede comer en el barco, en lo que a calorías se refiere.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies