ISLANDIA: Llegando a “ivernia”

Gracias a Norwegian Airlines, por primera vez tenemos vuelos invernales a Islandia. La ultima frontera; más a norte, el Artico. Hielo, fuego, y naturaleza pura y salvaje. Hermosa pero poco agradecida. Siempre quise volar hacia el norte.

No se lo que motivó a los primeros pobladores a elegir estos duros páramos, desde lo lejos, en el medio del mar, la apariencia de “la colina humeante” como se conoce Reykjavik, por el humo de sus fumarolas, en medio de unos elementos climáticos extremos, debe ser lo más aproximado a acceder al reino perdido. Tierra de vikingos, no nos sorprende su carácter bravío e indómito.

El avión descendía a ivernia, el reino de las tinieblas. Huíamos del sol, que por la cobertura de la tierra se quedaba atrás. La luz en los inviernos en Islandia, es escasa. El avión cruza las nubes, sobrevuela un mar parduzco, y hace la aproximación sobre un irreal campo de lava negruzca. No estaba nevado. Sorprendente.

Hemos tenido suerte. El aeropuerto de Keflavik, con tiempo infausto y aproximaciones usualmente turbulentas se mostraba inusualmente tranquilo. Será por la ofrenda que le había dedicado dios Thor, para que mantuviese a raya a los elementos mientras que mi B737-800 aterrizase.

Era día, pero una irreal luz tamizada lo envolvía todo. El pequeño aeropuerto de Keflavik, en el pueblo de 14.000 habitantes, queda a unos 40 kilómetros.

DEL AEROPUERTO A REYKJAVIK

El bus 55 es el único transporte urbano que comunica el aeropuerto con el centro de Reikiavik; pero la mayoría de los visitantes utilizan dos carísimos Shuttles de las compañías FlyBus y Gray Line, que suelen costar desde 19 a 22 € por trayecto, y que te deja en la estación de autobuses, en donde para acceder a un centro semi peatonal, donde están muchos de los hoteles, se utilizarán pequeñas furgonetas monovolumen. Todo es distinto en Islandia, y hasta en el transporte te sorprenderás.

Bienvenido a uno de los países más caros del mundo, y un taxi desde el aeropuerto puede llegar a costar 130 €. El alquiler de coches puede compensar en el tema económico, pero las condiciones climáticas islandesas varían con tanta facilidad, y de forma tan dramática que pueden resultar un reto complicado.

Viento, heladas, lluvia, niebla, carreteras pequeñas y estrechas hacen desaconsejable, en invierno, conducir por el país. Se recomienda reservar, y visitar de camino la Laguna Azul, uno de los parques acuáticos de aguas geotermales  más famosos del mundo. Hay billetes conjuntos Pero ojo. No deja de ser una trampa para turistas. Caro, y saturado, fue para mi algo prescindible.

http://grayline.is/airport-transfer/
https://www.re.is/flybus

 

 

Comentarios

2 comentarios sobre “ISLANDIA: Llegando a “ivernia”

  • el 18 Diciembre, 2016 a las 09:45
    Permalink

    ¡Vamos, que se me ha quedado corto! ¡Necesito más relato…!
    Puedo llegar a entender que por dificultad del suministro determinados productos sean más caros pero …. ¡un taxi! 40 km por 130€…. ahh, por cierto, ¿la nueva línea low es desde Santiago?
    Un abrazo, ciudadano!!

    Respuesta
  • el 18 Diciembre, 2016 a las 10:53
    Permalink

    Gracias por el comentario. Es un entrante…..pronto más. Ya nos gustaría tener un destino tan exótico. Desde Madrid

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies