jue. May 23rd, 2019

LIBERTY OF THE SEAS


Elegido como el mejor barco, según los premios Excellence 2012, el Liberty of the Seas
es el segundo barco de la Clase Freedom,
que junto con su gemelos el Freedom of
the Seas, e Independence of the Seas son la segunda serie de barcos más  grandes del mundo. Tras la puesta en servicio de la Clase Oasis, muchos de ellos han sido relegados a otros mares que no sea el Caribe, siendo posicionados en mercados como Southampton, y Barcelona en el caso del Liberty. Sin duda es
un coloso sobrado de espacio para ser llenado. Sobre todo con el interés de
atraer a nuevos cruceristas, y dejarlos sin aliento. El barco supone la
repetición de una formula de éxito.  Más
plazas, y más oferta para un mercado creciente. Aunque a la hora de verdad, es
un barco de la Voyager Class al que
se le ha añadido una sección central más, presenta innovaciones cosméticas con
respecto a su gemelo, y más importantes con respecto a la Voyager Class.

EL BARCO
  
Las cifras son francamente espectaculares: 160.000 toneladas, 338,9 metros de
eslora, 15 cubiertas de pasajeros, 56, 3 metros de eslora, y capacidad para 4367
pasajeros.  Dentro del
estilo característico de los elementos decorativos, la innovación está en un
novedoso uso de la luz, video, y luces usadas y proyectadas sobre algunas
superficies, e ideado por artista francés Miguel
Chevalier
. Asimismo destacan una colección novedosa de obras de arte, con una
aproximación más urbana en el arte de sus fotografías en muchos de los murales
de las escaleras. Por lo demás la usual mezcla de elementos decorativos de
Royal. Clasicismo con modernidad, y espacio, luz, materiales nobles, con un
resultado peculiar y distintivo.
Es absolutamente imposible un detalle pormenorizado de cada esquina del
coloso, con lo que hay que hacer una citación somera de lo que ofrece el Liberty cubierta por cubierta.
Hay quince cubiertas de pasajeros.
Cubierta 15: Capilla
Skylight
Cubierta 14: Viking
Crown Lounge, Cloud Nine, Club Olive & Twist, Seven Hearts Card Room
Cubierta 13: Flow Rider (simulador de surf), Liberty Dunes (campo de minigolf), Sports Court (cancha de deportes, The Wall (rocodromo de escalada), Wipe Out (bares y venta de material deportivo).
Cubierta 12: Living Room, Adventure Ocean
Youth Facility, Challanger´s Arcade
(zonas para jovenes y niños), Liberty Spa, Jogging Track (pista de
ejercicio), Johnny Rockets (famosa
hamburguesería estilo años 50)
Cubierta 11: Jacuzzis a 35
metros sobre el mar, H2O (parque acuático), Dos zonas de piscinas, SeaTrek (tienda para el buceo y el snorkel), Fitness Centre (gimnasio), cuadrilátero
de boxeo, Solarium
, Restaurantes
Chops Grille, Jade, Portofino, Windjammer Café, The Plaza Bar, Squeeze
(bar
de zumos), Sprinkles (dispensadores
de helado)
Cubierta 6, 7, 8, 9 y 10: Camarotes y suites con RC Online y
Librería
.
Cubierta 5: La ROYAL
PROMENADE
con A Clean Shave
(barbería de hombres), Get Out There
(tiendas de deportes, Ben & Jerry
(heladería), Café Promenade,
Latte-tudes, Sorrento´s
(cocina italiana), The Hoof and Claw Pub, Champagne Bar, Connoisseur Club (elegante
salon privado), The Sphinx Lounge,
Vintages
(vinoteca), Restaurante
Botticelli, recepción y Explorations
(excursiones en tierra).
Cubierta 4: Teatro Arcadia (cubiertas 4 y 5), Casino (19 mesas y 308 maquinas tragaperras), Bar Boleros, Schooner Bar,
Restaurante Michelangelo.
Cubierta 3: Galería de arte, Discoteca Catacombs, On Air Club, Restaurante Rembrant
Cubierta 2: Centro de hielo, y Centro de Conferencias.

La Royal Promenade, una  enorme
calle comercial sigue siendo la estrella y el foro
de reunión para actividades y encuentros. Un concepto abierto y animado.  Locales diversos con enfoques distintivos.
Desde el clasicismo de un tradicional pub inglés, pasando por la usual tienda
de helados Ben & Jerry, y que
junto la barbería, nos ofrece evocadores matices americanos de los años
cincuenta, o la Sorrento como
mediterráneo local para degustar los antipastos mas suculentos de la cocina
italiana. Destaca la serenidad ornamental del Café Promenade, con tonos marrones y azulejos en el suelo. En popa
y proa dos mega espacios, destinados a mostrar las dimensiones del barco. El
opulento restaurante principal (de tres pisos y un nombre por piso), en popa, y
el Teatro Arcadia en proa.
La gótica pero festiva discoteca, The Catacombs, es terroríficamente divertida, entre escalofríos y
risas ofrece el punto más animado. El Schooner
Bar
, de toques marineros es una institución en Royal que apenas cambia de
un barco a otro. El casino es inmenso,
y su decoración evoca la época de oro de Hollywood.
Llama la atención el gran teatro Arcadia,
que es sorprendentemente austero, y en donde destacan las gigantes cortinas del
escenario con reminiscencias entre Balthus
o Lemptika
. El punto más tranquilo, escénico y refinado es la atalaya del
barco: el Viking Crown, encajado en
la chimenea nos permite contemplar como avanza el barco, al ritmo de melodías
evocadoras, y un cierto aire art decó contemporáneo. Solo es un leve muestrario
de todo lo que la nave ofrece.
OCIO
La tendencia de la compañía, es presentar la oferta de
ocio más amplia de todo el mercado. Hay un claro interés en hacer un guiño a
los nuevos pasajeros jóvenes y activos, y deportistas de igual forma que a las
familias. Como autentica innovación está el programa Vitality, que es una mezcla integral entre deportes, tratamientos
estéticos, incluso programas de meditación, Tai Chi, acupuntura a fin de
conseguir bienestar, salud y equilibrio usando las técnicas más modernas. Eso
se completa con excursiones activas, y la colección de alternativas deportivas
del barco. Desde un inmenso rocódromo de más de 13 metros con 11 rutas
escalada, hasta una pista de patinaje sobre hielo.
 Sin duda hay algo
que inclina la balanza a la hora de elegir un crucero con Royal Caribbean, y sobre
todo en la Clase Freedom: los espectáculos
de hielo, y sobre todo las producciones musicales. La existencia de la Promanade
facilita la realización de grandes desfiles temáticos. Algo verdaderamente
novedoso es el Karaoke virtual celebrado
en el Bar  On Air. Esto unido a
toda la gama de alternativas, convencionales que se ofrecen en los mil y un
espacios y bares del barco.
Las opciones son infinitas.
CAMAROTES

Con la suave gama de combinaciones estéticas tan propia
de la compañía, los camarotes s disponen de los equipamientos y dimensiones
propios de una compañía de su nivel, con los nuevos colchones como punto
destacado, con edredones, sabanas y almohadas también renovadas. El barco
dispone de 1817 camarotes con 1086 exteriores (844 con balcón), y 733
interiores (172 con vistas a la Promenade). Incorpora pantallas planas en todos
los camarotes junto con otros elementos más o menos usuales. Además de las
cabinas mas o menos standard, destacan Owner
Suite y  la Presidential
como la
oferta mas selecta, de 370 metros
cuadrados y capacidad para 14 personas.. La Promenade permite asimismo alojar otra
categoría específica en la clase voyager
y freedom
que son una interiores con ventanales al paseo, y que permite
economizar a las personas con cierto nivel de claustrofobia.
OPCIONES
GASTRONOMICAS
El comedor principal, de tres pisos, y con tres nombre
distintos en cada cubierta, presenta un cuidado menú, con clara orientación
internacional y recopilando recetas al gusto de todos los pasajeros. Varios
entrantes, sopas, menús alternativos, ensaladas, varias opciones principales y
tendadores postres. El Windjammer y
el Jade presentan un amplio, aunque
no ilusionante buffet, y los refinados Chops
Grill
y el Portofino, ofrecen la
experiencia de comidas intimas lejos de la muchedumbre. Adicionalmente hay tres
espacios únicos. La Hamburguesería
Johnny Rockets
, que parece recién sacada de un comic de los años cincuenta,
y en donde conviene reservar con antelación con un pequeño coste de menos de
cinco euros, el Sorrento abierto las
casi todo el día, con las mejores sabores de la cocina italiana, el Promenade Café que ofrece una ampliar
selección de bocadillos, dulces, y cafés especiales para picar en cualquier
momento del día. Adicionalmente no pueden faltar los famosos helados de
Vermont, y la marca por excelencia es Ben
& Jerry
, con cargo nominal, cuyo sabor estrella es el Cherry Garcia.
ME GUSTO
ESPECIALMENTE
-Espectáculos específicos royal como el del hielo y los
musicales.
-Programa de salud Vitality
-Restaurantes alternativos Chops Grill y Portofino,
-Antipasti italiano en el Sorrento
-Uso inteligente de la luz en los distintos escenarios
-Suite presidencial
-Las camas
COSAS NO TAN
BRILLANTES
-Numero limitado de ascensores
-Innecesario ring de boxeo
-Longitud de pasillos
A QUIEN ESTA
RECOMENDADO
  
Por supuesto a todo el mundo, salvo gente con una idea de
crucero tradicional. El Liberty es
un enorme centro de ocio, más que un barco tradicional de cruceros. Es ideal
para nuevos cruceristas, jóvenes modernos y activos, que busquen un barco con
decenas de actividades lúdico deportivos. Por desgracia hay demasiadas
actividades de pago, pero si tenemos un presupuesto desahogado nos costará
decidirnos por lo que hacer. Gente con niños y gente joven por las excelentes
facilidades que se ofrecen en la nave, y sobre todo a gente que adore los
grandes espacios y se sientan más a gusto en una gran nave en el medio del mar.
Es ideal para pasajeros primerizos que no tengan una idea preconcebida de los
barcos, y los cruceros. Es especialmente poco recomendado a personas con
limitaciones de movilidad por las distancias que se caminan a lo largo del día.
En suma, una experiencia placentera para casi todo el
mundo. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies