MALETAS: ¿BLANDAS O DURAS?

 Los equipajes han venido evolucionando a lo largo de los tiempos. Bahúles divinos en los grandes barcos de línea, primeras maletas de cuero y marcas prestigiosas en los privilegiados pasajeros de los primeros aviones eran símbolo de clase y estilo.

Con la masificación de los transportes aéreos, y la invención de materiales plásticos, que evitaban el trato espartano que se les dan en los aeropuertos,  se popularizan marcas como maletas Sansonite, Ronccato o Delsey, como fabricantes en masa, que ofrecían comodidad, y sobre todo resistencia en los viajes. Y siempre con 4 ruedas. Dele a su peor enemigo las de 2, porque dañan las espalda y hombros, porque cargas parcialmente con ellas.

Cierto es que con el paso del tiempo, y sobre todo por las estrictas medidas de control de peso en muchas aerolíneas, se tiende a los equipajes de cabina de medidas estándar.

El problema surge cuando hacemos un crucero, o viaje de larga duración y necesitamos facturar nuestra maleta. La discusión entre material blando o duro, en la maleta es ciertamente bizantina y depende de las preferencias de los pasajeros. Una maleta blanda es usualmente menos pesada, y absorbe los golpes y deformaciones que sufren al ser cargadas en las cabinas de los aviones. Sin embargo no permiten almacenar artículos demasiado delicados, y hay decenas de cosas que hay que llevar en el equipaje de mano.

Las rígidas son usualmente más pesadas, pero la ropa y artículos rompibles llegan en mejor estado, y sobre todo resisten en mayor medida las manipulaciones en los aeropuertos, en donde con demasiada frecuencia se someten al típico “robo” metiendo un bolígrafo para romper las cremalleras.

Hoy en dia la gente suele optar por rígidas  o semirígidas de materiales plásticos deformables tipo “shell”, que tienen lo mejor de ambos sistemas. Pero recuerde algo: las marcas y maletas delicadas tipo Loewe o Rimowa de aluminio jamás deben ser facturadas porque la politica de compensación suele ser cada vez más cicatera y leonina.

Como anécdota: malas lenguas dicen que un verdadero viajero se ven en las cicatrices y ralladuras de sus equipajes. Sea cual sea su maleta favorita: recuerde que la maleta perfecta se consigue cuando una vez hecha saquemos la mitad de la ropa. Esa será la que verdaderamente usemos. Un buen viajero debo sincretizar, y sobre todo prescindir de todo lo superfluo. Optar por llevarse a si mismo, y nada que te esclavice.

Aunque seas una persona con ningún tipo de dolencia, y pienses que da más “caché viajero” llevar una mochila, piensa en los problemas adicionales del peso sobre el organismo. Caderas, rodillas, espalda, irritaciones en los hombres, hacen además de ser más dadas a sufrir robos, limita las mochilas solo una pequeña de cabina. Las mochilas con ruedas, pueden ser una buena opción porque son versátiles y se arrastran sin problemas cuando estemos hartos de cargar con ellas.

CINCO COSAS QUE NO DEBES HACER CON TU EQUIPAJE

-Cuando vayamos en avión, no meter artículos potencialmente peligrosos, como baterías en tables u otros dispositivos encendidos. Son susceptibles de explotar, o arder y causar un problema importante. 

-No meter botellas es de sentido común, pero tampoco recipientes con líquidos pegajosos, que manchen, huelan o dañen el resto de contenido, sin ir protegidos con alguna bolsa hermética, o neceser.

No meter artículos que podamos necesitar en destino como medicamentos, documentos, u objetos de valor como dinero, joyas, móviles caros u tarjetas. Piensa que todo lo que va en una maleta es susceptible de ser robado, y la maleta puede perderse durante días. 

Cuidado con Estados Unidos. Por ley, pueden romper los cierres para inspeccionar su contenido. Dejar las maletas abiertas no es una solución. Usa equipajes con cierres TSA, que se pueden abrir con una llave que poseen los aduaneros sin necesidad de romperlas. Por sentido común no lleve paquetes de nadie, sin verificar su contenido. Puedes terminar en la cárcel por tráfico de sustancias prohibidas.

Revisa cuídosamente las normativas de cada país antes de hacer las maletas. Antigüedades, plantas, semillas, comida pueden ser un problema dependiendo de las normativas locales.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies