MINICRUCERO COSTA ATLANTICA: Marsella

Bonito amanecer. El Golfo de León comenzaba a sacar su patita, con un mar de fondo. Nada del otro mundo, pero si para recordar a muchos pasajeros, que un barco no es un hotel. Pero si para hacer de la experiencia, algo divertido con un encantador bamboleo. Llegaríamos a Marsella en un par de horas, y teníamos unas horas de “navegación”. Una de las sorpresas más destacadas es que el hecho de ser un mini no significa que descuiden el entretenimiento.

20121104_110627_800x600El desayuno en el buffet, no presentaba demasiadas lagunas enP1260590_800x600 cuanto a su calidad. Varios camareros hacían huevos directamente, y opté por una mesa en la cubierta, desde donde se podía vislumbrar algunos leves rayos de sol en el mar.

Mañana llena de actividades, y un dedicado equipo de animación que además, de la “de nuevo”, Costa Conga en la piscina, antes del buffet pre Marsella, el fiestón tuvo detalles muy especiales como parar el “dance line” del grupo para saludar, cuando vieron que yo hacía una foto. Detalles también, como hacer sonreir a una niña que viajaba con nosotros, en estado de enfado. Tras dar un paseo, su muñeca “Julia” apareció de esta guisa. Tengo que reconocer, que este simple acto, sumó puntos, como detalle “de calidad” de la tripulación.

Cierto que el ratio de espacio por pasajero no es óptimo en los cruceros generalistas, y en ciertos momentos, sobrevivir en un atestado buffet es imposible. El truco es elegir los horarios de forma inteligente, pero si a la saturación de un buffet, le colocas una música ensordecedora, insoportable en las zonas de piscina, hacen que sea incomodo comer en cualquier parte.

¿Será una estrategia subliminal para que queden esas libres lo antes posible?. Marsella es uno de esos lugares, incómodos por la lejanía del puerto, y caro en caso de tomar un taxi, por lo que el shuttle de COSTA es siempre la opción recomendada. La dura pero fascinante Marsella, siempre es una alternativa atractiva aunque caiga un fuerte aguacero.

Paseando por Marsella

Sigo encontrando delicioso y típicamente francés el antiguo barrio de La Panier. Tanto que parece creado a posta, con todos los ingredientes tradicionales, de lo que es una Francia turísticamente perfecta. Un entramado de callejuelas tradicionales, intemporales, y sobre todo hermosas.

No podía faltar el “café au lait”, en el cinematográfico Samaritaine, y un paseo por el opulento centro en el triángulo que forma la arteria comercial Canabiere, Opera y los restaurantes típico de la Pl Thais. Volvía a llover, y opté por algo del “té-buffet” de la tarde, para mitigar el hambre. Antes de la cena, es hora de perderse en alguno de los salones, y tomarse algo. Sin embargo me entró una duda. Algún camarero parece obviar que cuando un pasajero levanta la mano cuatro veces, es porque quiere beber algo. No es un ataque repentino para bailar flamenco.

Noche de gala

A pesar de ser un mini, no falta la parafernalia de la noche de Gala con todos los elementos tópicos. cocktail muy decente, presentaciones y brindis con el “O sole mio”, y un “capitano” paseando por la nave con su tripulación y galones. Pasamos al comedor, donde nos esperan nuestras encantadoras camareras, que siguen con una prisa inusitada. Sin duda, falta personal en la nave. La cena es como siempre muy buena, y puede faltar de nuevo la “Costa conga”, desfile de chefs, y el omnipresente Baked Alaska, que ha bajado unos escalones. De helado a bizcocho de dos cremas.

El show tuvo dos partes claramente diferenciadas. Dentro de un “performance” correcto, y de una primera parte muy atractiva, crean una desconexión con la segunda, que peca de clasicista, orientado para americanos, y algo tedioso.

Venía un sonido tentador de la fiesta años 70, otro clásico de los cruceros. Y a pesar del Mamma Mia, y las camisetas hippies del flower power, mi nivel de resistencia, comenzaba a flaquear. Y eso, que los clásicos de la Carrá era un motivo para mantenerme despierto un rato más.

Andiamo a Savona, y parecía que los pasajeros dormían

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies