PALACIO DE VIDAGO. El placer de lo clásico.


Cuando buscamos refugios perfectos, usualmente tenemos que afrontar tarifas abusivas. Sin embargo, todavía hay tesoros bien guardados, que son altamente recomendables. Uno de ellos es el encantador Palacio de Vidago, uno de los más lujosos y refinados del Norte de Portugal, que a pesar de ser un Leading Hotel of the World ofrece precios francamente interesantes. Sin duda, el Gran Hotel de Vidago es un lugar que arrastra una gloriosa historia como un Balneario tradicional y rancio abolengo, con las modernas instalaciones de un establecimiento recién reformado. EXQUISITO.

En Portugal el Palacio, siempre ha sido la referencia de opulento de balneario de toda la vida, pero es muy poco conocido fuera del país. Monumento nacional, impresionante palacio de película fue construido para el Rey Carlos en 1908 para servir de residencia real, en un región del norte de Portugal, muy cerca de la provincia de Orense por las virtudes de las aguas minerales, y el frondoso entorno de bosques y verdor. El Palacio de Vidago, siempre se mantenido como punto de reunión favorito para ricos y famosos de Portugal, desde su rehabilitación de 1936 debido a la neutralidad del país en la segunda gran guerra. Sin embargo, había decaído tanto en los últimos años, que necesitaba una urgente rehabilitación. Y el resultado es francamente impresionante.

Se han usado prestigiosos decoradores de interiores, entre los que destacan. Jose Pedro Lopes, Alvaro Siza Vieria, y se han conservado todos los elementos palaciegos de antaño. Las escaleras de madera, el opulento salón de baile, ahora salón de desayunos, y se han respetado al máximo la esencia Art Decó del establecimiento. No en vano, es un edificio monumental en donde dominan las tallas, la madera, los muebles de época, vidrieras, baldosas pintadas a mano. Se han incorporado delicados papeles pintados, sobre todo la perfecta fusión entre modernidad y tradición. Hay 70 habitaciones que van desde la categoría Privilege, Superiores, Deluxe y Junior Suites, individualizamente decoradas pero con todos los avances de una moderno hotel.

El campo de Golf de 1936 de ocho hoyos, ha sido ampliado hasta los 18, bajo el diseño de Cameron & Powell. En donde se han realizado las labores más destacadas es en la zona balnearia, hasta convertirlo en un completísimo SPA moderno, con todos los avances y tratamientos propios de un hotel de Gran Lujo. En sus instalaciones se respira un aire contemporáneo y equilibrado. Se han cuidado especialmente las 250 hectáreas de bosques que rodean al palacio, y la antigua planta embotelladora ha pasado a ser Club House de Golf. 
Completan las instalaciones 4 restaurantes, 4 bares, biblioteca, gimnasio, 2 piscinas, taller de actividades, y facilidades para conferencias. Sin duda el lugar perfecto para desconectar. Lo mejor del Palacio de Vidago, es que ofrece interesantes packs francamente asequibles para un hotel de su categoría. Por ejemplo dos noches de alojamiento, una noche de cena, en el package de fin de semana, por 350 euros (por habitación), con entrada al SPA, una cena, y desayuno, pasando por el económico Save the Date, desde 218 euros, con desayuno, y acceso al SPA. Toda una tentación.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies