¿Por qué visitar Dresde?.

Cuando viajamos solemos emocionarnos con todo lo que contemplamos. Escenas hermosas, ciudades cautivadoras, paisajes emocionantes. Pocas veces, lo hacemos a lugares que nos causen desasosiego. Soy muy moñas, y de lágrima fácil. Lo hice en Nagasaki el año pasado donde miles de personas se volatilizaron en un segundo. Queda todavía una carga opresiva en el ambiente, con quizás miles de historias todavía en el aire.

Hay lugares en donde al aire está viciado, con una fuerza espiritual destacada sobre todo por ser lugares en donde millones de personas fueron sometidas a cargas de dolor insoportables. Usualmente guerras. Actos estúpidos, que pasarán a la historia como los ejemplo de vileza infinita. El hundimiento del Lusitania, los Campos de Concentración Naci, el bombardeo de Rotterdam, Hiroshima y Nagasaki, y en Europa nada iguala al horror en victimas que la ciudad alemana de Dresde.

ANTES

La Florencia del Elba, una de las ciudades más hermosas del mundo, destruída cuando en solo 15 minutos del 13 de febrero de 1945, 900 aviones británicos, mandados por “Carnicero Harris”, un general británico que debería ocupar un lugar destacado en la cámara de los horrores de cualquier museo de cera, decide “solo para dar un excarmiento a Alemania”, una ciudad sin interés estratégico, con la guerra a punto de terminar, y con miles de civiles y refugiados. Las cifras, quemadas en sus casas, por bombas químicas van desde los 30.000 como mínimo a cifras insoportables.

DEVASTACION

Al día siguiente, no quedaba nada. Miles de palacios, museos, iglesias, barrios, miles de edificios históricos volatilizados con cadáveres con una muerte ciertamente violenta. Aunque su famosa FrauenKirche se mantuvo estable, colapsa días después. La llegada de los comunistas al poder a la Alemania del Este, no ayudó. Miles de edificios tocados aunque recuperables, fueron derribados para reconstruir una ciudad “cutre” “de prefabricados”, y moderna símbolo del nuevo comunismo.

Y me diréis, ¿Te apetece visitar algo así?. Será duro, y estaré muy inquieto, pero ningún lugar del mundo ejemplifica la inquebrantable voluntad de renacer como Dresde. Embarcada en un proyecto de restauración masiva, quiere volver a recuperar su alma. Decenas de monumentos han sido recuperados, los euros fluyen por doquier, y por lo menos el entorno de su corazón histórico, el NeuMarkt será levantado piedra a piedra para que los habitantes de Dresde puedan recuperar el alma, y sobre todo los muertos descansar en paz.

RENACIMIENTO

La ciudad tal como la conocían sus habitantes será irrecuperable, pero tiene ya fuerza. Fluyen tendencias, sus barrios históricos están de nuevo hermosos, y su fachada ribereña recupera su hermoso skyline. Destino perseguido hace años, estoy a punto de hacerlo.

¡¡Y pensar que esto era un solar hace pocos años¡¡

Y casi no puedo esperar.

Nota: Muy pocas compañías unen Dresde con España. Vueling lo hace semanalmente, desde Barcelona.

Comentarios

2 comentarios sobre “¿Por qué visitar Dresde?.

  • el 28 agosto, 2018 a las 19:07
    Permalink

    Visitar Dresden fue una de las mejores elecciones que pude hacer durante mi estancia en Praga.

    Dresden es una ciudad que a pesar de quedar prácticamente desolada ha sabido reconstruirse hasta lo que es hoy, una de las ciudades más bellas de Alemania.

    Uno de los aspectos claves durante mi viaje a Dresden fue su contenido histórico, como bien has comentado. Yo lo supe gracias a una visita guiada, exactamente esta: https://www.ofertasenpraga.com/tour/tour-dresden/ . Nos lo pasamos muy bien y aprendimos mucho.
    Espero poder volver algún día y hacer una ruta por Alemania.
    Saludos.

    Respuesta
    • el 29 agosto, 2018 a las 07:11
      Permalink

      Gracias por tu respuesta. Sin duda, es una ciudad maravillosa, y los cambios que experimentará en un futuro son apasionantes. Volveré cuando los huecos “vacíos” en NeueMarkt y casco viejo se rellenen.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies