¿Qué hacer en Le Ponant?

Nuestro pequeño protagonista sabe que no puede competir en tamaño, y en las tonterías que tanto se estilan hoy en los cruceros Coches de choque, toboganes, casinos, simuladores y demás historias. Nuestro protagonista basa su éxito, y su oferta sobre todo, en darle al pasajero una experiencia personal, familiar individualizada y sobre todo para gente que buscan un ambiente íntimo y boutique.

Aunque es un pequeño velero, intenta ofrecer los servicios esenciales para no echar nada de menos. Miro el programa de a bordo. ¿Qué se puede hacer en Le Ponant?.

9:00 Comienza el día con un completo desayuno en cabina. Nada de limitaciones, ni sobre costes. Baguettes frescas, un capuccino, zumos naturales. Té de autor, todo servido con clase y sofisticación.

9:30 Clases de stretching con Hugo en la cubierta superior, debajo de las velas escuchando el viento. Y por que no viendo el mar, y en contacto con la naturaleza.

10:00 Excursiones únicas. Actividades en tierra con nuestro equipo de animación como juego a la petanca en un entorno natural, aperitivo en una playa, o visitas individualizadas. Puertos inéditos y mares exóticos y lejanos. Llegamos a donde los otros no pueden.

collage (4)

12:00 El poder del mar. Marina Deck. La idea es disfrutar de aguas cálidas Seychelles, calas desiertas en el Caribe. Desde la popa podremos nadar en el mar, o practicar deportes acuáticos.  Tal vez sea hora de un almuerzo “alfresco” en el Diamont Restaurant.

15:00. Visitar el puente. Siempre abierto, y la tripulación a nuestra disposición. Las 24 horas. Si no dormimos siempre nos quedará una visita furtiva para ver como la luna ilumina el mar, o charlar sobre los pormenores técnicos de nuestra navegación.

16:00 El té de la tarde se sirve en la zona exterior de popa. Es humilde pero muy selecto. Macarons, sandwitches, dulces, zumos naturales y tés gourmets.

17:00 Tiempo libre. Quizás sea hora de comprar ropa, tomar un libro en la mini biblioteca, un juego, descansar o ver una película en las pantalla de plasma de nuestro camarote. Una refrescante ducha con L’occitane.

19:00 El salón es el epicentro de la vida social. Open Bar, o sea todo incluído. Podemos disfrutar de algún cocktail con el capitán, probar del cocktail del día, o una copa de champagne al ritmo de piano, o charlar con los amigos.

20:00 Cena en el Karureka. Bajo la supervisión de nuestro chef Antoine. Con altos y bajos, pero con postres sencillamente pecaminosos.

21:00 Animación. Todo gira en torno a una pequeña pista. Karaoke, melodías clásicas, piano, o una noche disco. El exterior es perfecto para veladas a la luz de la luna.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies