Seis razones por las que compensa ir a Birmingham

¿Alguien ha oído en España que haya pasado algo importante en Birmingham alguna vez?. Miles de turistas transitan de norte a sur y del este al oeste. El nombre de esta urbe figura en los carteles de las autopistas. ¿Alguien se aventura a visitarla?. Seamos sinceros. Esta ciudad anónima no es, por lo general, un destino turístico de gran parte de los turistas y visitantes. 

Nuestro interés comienza a crecer cuando leemos, que esta especie de “dama anónima” es la segunda ciudad del país, y una de las áreas industriales más relevantes de Gran Bretaña. Los “brummies”, como cariñosamente se llaman los habitantes de Birmingham, llevan con resignación esta especie de anonimato. Lo reconozco. Iba con pocas expectativas. Norwegian vuela desde Madrid, y los precios de sus hoteles hicieron que fuera una escapada perfecta.

Cierto que la apariencia inicial no es muy alentadora. Ciudad con una fuerte diversidad étnica, luce dura, inóspita, y hay barrios por los que conviene no aventurarse. Los Londineses aportan su granito, y  menosprecian usualmente a su rival más cercana. Enormes grúas se mezclan con tristes edificios de los setenta, pero más allá  de la superficie se ven luces.

Bombardeada en la Segunda Guerra Mundial, y maltratada por un urbanismo feo, desarrollista y agresivo, no conserva una apariencia amable, pero últimamente, se lucha por hacer que Birmingham sea la ciudad del futuro. Londres se inquieta. LLegué a la moderna estación de tren de New Street, y quedé anonadado de la grandiosidad de su diseño. Era el aperitivo.

Hay cinco visitas esenciales que no debemos perdernos en la ciudad, y que compensan una escapada.

1.- Selfridges

 Tomando como punto de partida New Street, en el extremo este, está uno de los centros comerciales más inmensos del mundo: Bullring, con su famosa torre redonda, y literalmente lleno de cientos de tiendas. La iglesia de San Martín, hace un precioso contraste con el horizonte de la ciudad.

Si Londres tiene Harrods, la filial de Selfridges, cual armandillo de metal es un icono de renombre mundial, que ha puesto a la ciudad en los circuitos de arte moderno. Obra que costó 60 millones de libras, tiene una fachada de 1600 discos de aluminio y hormigón, y fue diseñada por  Jan Kaplický, y Amanda Levete. De noche es espectacular.

2.-Biblioteca Central:

Es otra de las estrellas del momento. Como una enorme tarta de cumpleaños sideral, la Central Library es uno de los edificios más fotografiados del mundo. Como parte de la remodelación de Paradise Square, y tras demoler la anterior, ha venido de la mano de los arquitectos de Mecanoo y Buro Happold, con los ingenieros locales Davis Langdon y Schumann.

Es una de las librerías más grandes del mundo, con más de 35.000 m2 de espacio para todo tipo de manifestaciones culturales. Un homenaje ecológicamente sostenible, que pretende rendir homenaje a la energía vital de la ciudad.  http://www.libraryofbirmingham.com/

3.-Gran Central:

Otro de los edificios importantes de la creciente revolución arquitectónica del renacer de la ciudad. La gran estación central de ferrocarril, es una de esas obras faraónicas que tienen un efecto ¡¡¡wowww¡¡¡ destacable.

Una especie de nave espacial de metal, que nos hace pensar que estamos en una ciudad del futuro. Con los famosos grandes almacenes John Lewis encima, engloba decenas de tiendas, cafés y restaurantes como un centro de ocio esencial. 

4.-La Birmigham victoriana:

La cuna de la revolución industrial, era una ciudad hermosa. En el XIX florecían las artes, y se intentó rivalizar con Londres. Desde New Street hacia el oeste llegamos hasta el epicentro de la ciudad, que es Victoria Square. Presidida por un busto de la reina Victoria, es un perfecto escaparate de épocas imperiales. Hay dos edificios que enmarcan la plaza. Un templo clásico que aunque se llame Town Hall, no es ayuntamiento sino una sala de conciertos, y el gran edificio del Town Council, que si tiene cometidos de gestión municipal. 

En esta especie de Trafalgar Square tenemos un pequeño Big Ben, llamado Big Brum de 1874, y un poco más alla el inmenso Birmingham Museum and Art Gallery. Uno de los museos más grandes Europa, fue abierto en 1885, y recoge más de 500.ooo piezas que van desde pinturas como Pre Raphaelistas, impresionistas, escuela flamenta, etc; con obras tan valiosas como The Last of England de Ford Madrix Brow, siguiendo con artefactos de culturas antiguas etc.http://www.birminghammuseums.org.uk/bmag

Y tenemos que caminar un poco hacia el norte, para visitar algunas calles al norte de New Street, con edificios opulentos, y en donde la pequeña catedral, en el medio de una coqueta plaza, nos muestra el Birmingham más intimista.

Cierro los ojos, y descanso al tiempo que sonaba el órgano. En el exterior decenas de personas tomaban el sol en un precioso día de verano.

5.- Los docks:

Esta pequeña sorpresa, descubierta a última hora, inclinó la balanza a la hora de recomendar Birmingham. Londres tiene docklands, Birmingham, y con el mismo concepto de revitalizar viejas zonas industriales, la zona de los canales. Es lo más”chic” y bohemio de la ciudad. Miles de millones invertidos en edificios de diseño como The Cube, centros comerciales, pubs y tiendas de modas, hacen de esta zona,  una especie de Venecia británica.

Construidos con fin mercantil e industrial, con 160 kilómetros, tiene su parte más pija entre Broad Street y Gas Street. The Mailbox y el elegante centro comercial de Harvey Nichols, es la parte más espectacular. Disfrutarás de tardes de “pintas de lager”, mirando al canal, contemplando las antiguas barcazas (hoy carísimas viviendas, o degustando un buen “ploughmans lunch” en los pubs portuarios, antes sórdidos, hoy elegantes. 

6.-ChinaTown

No es que sea un ChinaTown muy llamativo, pero si uno de los más activos, y comercialmente interesantes. Aunque ocupan un par de calles, al sur de la estación de tren, podremos encontrar una riquísima gastronomía oriental. Tiendas, casinos, teatros, es otra oferta interesante. 

Como ir:

El aeropuerto de Birmingham está a 14 minutos del centro, y está unido a New Street Station, a través de trenes frecuentes por unas 3´6o libras. El Bus 900 también comunica al aeropuerto con el centro.

Volé con Norwegian, que tiene varios vuelos semanales desde Madrid-Barajas, a buen precio. Tres tipos de tarifas, en donde la más barata no incluye nada, y en donde debes customizar tu tarifa añadiendo maleta, asiento, catering.

Es una compañía low cost más grandes del mundo, y vuela con una modernísima flota de B737-800 y B787 800/900, con una separación de asientos interesante, y catering muy sorprendente y variado, y sobre todo wifi gratis a bordo.

Recomendable.

Donde dormir: 

Birmingham es una ciudad barata. Encontré un hotel en pleno New Street. Enorme, pero venido a menos, y con graves carencias. Los 37 euros te hacen olvidar las cicatrices que el New Britannia ofrece, y sobre todo por localización, y una habitación decente y renovada.

Te hacen olvidar su personal indolente, sus interiores sesenteros con estética de tienda todo a cien, la wifi imposible, los olores y limpieza de zonas comunes, o unos baños que claman al cielo en cielo en cuanto a mantenimiento. ¿Volverías?.

A ese precio tal vez, pero si el termostato de la ducha funcionase, o la cisterna no se bloquease.

Como orientarse:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies