SEVEN SEAS MARINER. Análisis

 

 
Viajar en Regent son palabras mayores. No por el tamaño de sus barcos, sino porque ocupa los puestos más elevados en el ranking de las navieras de lujo. Por gentileza de Un Mundo de Cruceros, tuve la ocasión de visitar el Seven Seas Mariner, y me ha dejado un conjundo de sensaciones placenteras, y sobre todo la certeza de que es una de las opciones más interesantes para reservar este verano. No solo por la amplia reducción de precios, que lo hace una alternativa interesante en su segmento, sino por ser un todo un incluído “de verdad”, y alcanzar niveles de servicio, gastronomía, calidad insuperables. No me extraña que año tras año, sea una de las opciones preferidas para todo el que busca un crucero de alta gama.

El Seven Seas Mariner, sale de Chantiers Atlantique en 2001, como el único en el mundo con acomodaciones “todo suites”. Con un ratio de espacio por pasajero sencillamente insuperable 1 a 1,6 percibimos una sensación de espacio infinito. En pleno embarque, era complicado encontrarse con una aglomeración de personas, en ninguna parte del barco. La verdad es que con casi 50.000 toneladas, el barco lleva solamente 700 pasajeros, atendidos de forma impecable por 445 tripulantes. Decorativamente hablando el barco acude a formas muy clásicas, y armónicas. Suavidad, clasicismo, y ese estilo intemporal y correcto de un hotel de categoría, sin resultar ostentoso pero tampoco austero o simple.
Cierto que hay algunas salas devastadoramente sencillas, como una especie de Chic-Ikea, pero hay en general se respira el mismo ambiente, que en un hotel boutique, en donde no se arriesga en formas, colores, texturas, o mobiliario demasiado novedoso para no resultar recargado. Si analizamos el barco lo encontramos especialmente recogido, coqueto y cómodo, perfecto para un crucero 10. Sin resultar especialmente pequeño, tampoco nos perdemos en el gigantismo de muchas naves. A la espera de poder navegar, para apreciar profundamente el producto, notamos que todo es sencillamente perfecto. Desde las flores frescas, la bienvenida con champagne de calidad por parte de personal con impolutos guantes blancos, a los “detalles de toda la nave de lujo que se precie”.
 
Si miramos a la estructura, las cubiertas 4 y 5 encontramos el grueso de las zonas comunes. Un hall con un atrio central, nos hace recordar los barcos de Royal, obviamente redimensionado a su tamaño. En la 4 el gran restaurante Compass Rose, con un ambiente ciertamente ecléctico y muy motivador. Casino, salónes varios, y el proa la planta inferior del teatro, que llama la atención por la sensación de amplitud, y óptima visibilidad de los asientos. En la 5, el refinadísimo restaurante alternativo Frances Signatures Restaurant con atrevidas pinceladas de colores magistralmente mezcladas, un gran salón multifunción el popa, el restaurante de carnes Prime 7, biblioteca, internet café, parte superior del teatro entre otras instalaciones de diversas funciones. La idea es que en un espacio relativamente moderado, metamos tantas opciones o más que un barco grande sin hacer sentir apreturas a los pasajeros y lo consigue plenamente.
La 6, 7 y 8, además del amplísimo SPA regido por el prestigioso Canyon Ranch Spa, el gimnasio. Cubiertas 7, 8, 9 y 10 suites, y nos tenemos que ir hasta la 11 para encontrar La Veranda Restaurant, que funciona como buffet, aunque como en todo barco de lujo no se parece en absoluto a un “cuarterlo buffet” de algunas navieras generalistas. Aunque el ambiente es poco “fresco” decorativamente hablando, resulta muy armónico. La cubierta exterior es amplísima con una piscina de un tamaño adecuado, y mesas estilo “Yacht Club” en torno al Grill de la piscina. Terminamos con el Observation Lounge, que aunque es resulta demasiado espartano, es perfecto para relajarse contemplando el mar.
 
Donde destaca plenamente la compañía, y repito que no pude palpar como es la aventura de la navegación de primera mano, es en dos aspectos en donde Regent es sublime. Las suites son espectaculares. Van desde los 28 m2 de las de lujo, pasando por las Penthouse Suite de 42 m2, o las opulentas suites superiores como la Horizon, o la Master Suite con 186 m2. Encontramos todos los elementos propios de una nave de estas características: productos de baño de lujo tipo L´ Occitane o Hermes, ropa de algodón egipcio, edredones de pluma, baños de mármol, o detalles más propios como un minibar lleno de forma constante, de acuerdo con nuestras necesidades, cafeteras Nespresso en muchas de ellos, y en las opciones más prestigiosas Mayordomo, o IPAD. Sin duda, un mundo lleno de alternativas.

 

El segundo punto es la gastronomía, impecable. Comimos en el Compass Rose, que funciona como restaurante principal, y además mi opción vegetariana podemos encontrar opciones de cocina cosmopolita como pollo relleno de aguacate, camembert y tiras de bacon, o la altísima cocina francesa de la Academia Le Cordon Blue en donde podemos degustar delicias como Medallones de Ternera con foi grass, verduras caramelizadas, y salsa estilo Perigod, además de tentaciones dulces como el insuperable Tarta Tibia de Chocolate y Frambuesas. Adicionalmente el buffet, el grill de piscina, o el restaurante de carne, té de la tarde o unos snacks francamente exquisitos en el Café.
 
 
 
Algunas ideas de porque el Mariner es la opción perfecta. Un Mundo de Cruceros, nos ofrece salidas específicas para españoles rondando de 2000 euros, y podemos enumerar contundentes razones:
 
-¡Está todo incluído¡
-Excursiones gratuitas
-Gastronomía de alto nivel
-Tasas de embarque y propinas incluídas
-Todas las bebidas de alta calidad incluídas
-Todas las actividades a bordo. Conferencias, espectáculos, actividades deportivas, demostraciones culinarias, catas de vino, etc
-En las suites a partir de categoría C mayordomos para gestionar tus reservas, hacer o deshacer tu equipaje, servirte plato a plato las comidas y cenas en la intimidad de tu suite, coordinar planchado lavandería, o preparar tu bebida gratuíta, o servirte unos canapés cuando llegues de tu excursión.
-Exclusividad, espacio por pasajero insuperable, y sobre todo servicio, que ronda la excelencia.
-Suites. Todas con balcón, camas extra grandes con lencería y productos de baño de lujo, mobiliario de calidad, albornoces y zapatillas, vestidor amplísimo, bañeras o duchas de mármol, secador y caja fuerte, bombones Leonidas en algunas opciones, papelería individualizada, Ipads, televisión interactiva con más de 200 películas de estreno, champagne de bienvenida, etc. 
 
 
Más información
 
www.crucerostarclass.com

Comentarios

0 comentarios sobre “SEVEN SEAS MARINER. Análisis

  • el 8 abril, 2012 a las 19:48
    Permalink

    Quien pudiera!!! en Diciembre estara en Bs As. en un ruta a Rio por 10 dias unos € 6000.- por pax!!! Precio de VTG
    grrrrrr

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies