STAR FLYER: Espíritu libre

En 1989 el empresario sueco Mikael Krafft soñaba con un mundo de mares infinitivos, sonido de velas, cubiertas con olor a madera, la emoción de una navegación intemporal, y sobre todo libertad. Con una pasión inusitada, crea en el mismo año, la compañía Star Clippers, para navegantes “de pata negra”, que no les guste el rumbo que está tomando la industria de cruceros. Si odias las enormes cajas flotantes llenas de personas, el servicio estándar, los Marina d Or flotantes, y quieres volver a esencia de los grandes navegantes, Star Clippers es tu naviera.

He tenido el privilegio de visitar una de sus coquetas naves, el velero Star Flyer, que aunque sea un barco dotado de la más moderna tecnología, es una fiel reconstrucción de 1991 con casco de metal de un barco de principios de siglo, y en donde todo nos recuerda milimétricamente a los antiguos veleros de época “de toda la vida”. Solo170 pasajeros, que son mimados por sus 74 tripulantes. Cuando pisas las cubiertas de madera, acaricias el timón y pasas tus yemas por las cuerdas, te sientes un antiguo explorador victoriano, de esos que se metían en endebles veleros para explorar el mundo, sin prisas y con un contacto con la naturaleza. En el Star Flyer entras directamente en tu yate privado, y no hay parafernalia cruceril.

Lo que más me llamó la atención fueron los acabados, un mundo de detalles, y la cuidadosa selección de materiales para la “recreación de época” perfecta. Quizás no todas las cabinas sean espectaculares en tamaño, pero si en acabados. Paneles de caoba, apliques de bronce, cuadros de escenas naúticas, muebles de madera sólida hasta ventanas de época, en los que dan a la cubierta. Todocuidado al mínimo detalle, aunque con las comodidades propias de un camarote de lujo actual. El barco se llena de pasajeros especiales, que buscan más que un despliegue de metros cuadrados, el entorno perfecto.

Los tripulantes del Star Flyer nos dicen que las velas funcionan, que no son de mentira como en otras navieras que presumen de veleros. Podemos mirar como las izan desde una tumbona, o cual tripulación pirata, ayudar en la tarea. Y si queremos emociones fuertes, como cuando el velero navega ladeado, como todo navío de cierto caché y enjundia, debemos tumbarnos en una malla de cuerdas, que vuelan literalmente sobre la proa, y podemos mirar al cielo sobre el mar, como si fuésemos gaviotas volando a los lados del barco. Y es que la vida se realiza en el exterior. Nosotros y la naturaleza más pura. Dos pequeñas piscinas, espacio entre velas, y una pequeña cubierta con el Bar Tropical, que es el epicentro de la vida social. Nadie echa de menos entretenimiento, sino que bastan con las escalas exóticas, en las que el barco toca.

Dentro del barco, encontramos tres zonas también puramente Eduardinas. El piano bar, unido a su pequeño comedor, donde se sirve una gastronomía casera y especialmente buena, y una biblioteca, en donde no falta una chimenea de mármol, y muebles de época. Por supuesto, un barco de ensueño necesita rutas de ensueño: Canal de Panamá, recónditas rutas en Europa, en donde se codea con otros yates “mega o sea”, Mar Báltico, poco trilladas Islas Griegas…etc.

Dentro de las navieras “especiales”, los precios no son especialmente disparados, y hasta diría que es una experiencia plenamente recomendable y de precio “razonablemente adecuado”. Cuando parece que la innovación en el mundo de los cruceros, parece ser la clave del éxito, Star Clippers, todavía piensa que el secreto está en la esencia. En un mundo uniformado, cerrar los ojos, sentir la sensación de libertad en un entorno individualizado, no tiene precio.

DATOS TÉCNICOS
 
Construido en Yard Ghent, Bélgica el 16 de Mayo de 1991
Tonelaje: 2298 t
Eslora: 115,5 m
Manga: 15 m
Calado: 6,5 m
Altura max del mástil: 63 m
Tripulación: 74
Pasajeros: 170
 
Estabilizadores. Dos piscinas, tratamientos de belleza y masaje, equipamiento deportivo, librería, acceso a internet, bar interior/exterior, tienda, 85 cabinas de las que 81 son exteriores. Restaurante.
 
www.starclippers.com

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies