Stein am Rhein

Estaba muy cansado de subir, bajar, y andar en cataratas del Rhin. Necesitaba algo azucaradamente bucólico. Las montañas de Heidi están lejos pero me habían hablado de Stein Am Rhein. Usada como escenario en muchas  películas de época, suponía que no me impresionaría.

Desde la estación de tren, tomé un Regional a lo largo del río destino a Saint Gallen. Los campos se hacen más y más hermosos. Serenos y tranquilos. Veinte minutos después llegó a la pequeña estación, y comenzaba a salir el sol. Tras unos metros, y detrás de una curva aparece Stein Am Rhein. Si el cuento del flautista de Hammelin hubiese existido sería este pequeño pueblecito.

Hay que cruzar el río y despuntan tejados irregulares, torres de iglesias y ni un murmullo. En la plaza del ayuntamiento, todo parece un cuento o un nacimiento. Fachadas plasticamente decoradas con pinturas y balcones de madera. Flores, ruído de fuentes y paz.

Intenté explicaros más, pero historicamente ese pequeño punto en el mapa de 3000 habitantes, no tiene efemérides históricas lo suficientemente relevantes para hacer un artículo medianamente largo. Un pequeño paseo de este a oeste, y un té con Linzer Torte para contemplar tanta perfección.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies