ANECDOTA: Una ola gigante viene hacia mi camarote

No, no os alarmeis. No es la historia del Poseidón. Usualmente las singladuras con experiencias perfectas, suaves y muy placenteras. Cuando hay un cierto movimiento, uno se siente mecido por las olas, y la cama es una perfecta cuna. Hay que disfrutar de los vaivenes y subidas del barco, como si fuera un balancín.

Aunque las olas gigantes suelen aparecer en las películas, se suelen dar de forma casual en realidad, en zonas concretas del mundo (Atlántico Norte, Indico, Cabo de Magallanes, etc). Ha habido desastres famosos en ciertas zonas, pero cierto es que es un fenómeno muy remoto, que no suele ocurrir en nuestros  mares más inmediatos.

Eso sí, enormes olas pueden meternos el miedo en el cuerpo, en caso de fuerte temporal. Mar del Norte,  fuerza 10, tarde fuerte temporal, miraba por la ventana de mi barco de cruceros, cuando está enorme ola se acerca a mi ventana. OH MY GOD….que hago?. Me escondo debajo de la cama, me pongo a temblar como un membrillo en el suelo. NO…¡cámara¡. OLA VA…………BANG contra el casco y la ventana. A pesar de haber perdido momentáneamente el equilibrio fue una experiencia interesante.
 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies