EXCURSIONES PARA CRUCEROS. Razones para ir por libre.

Una de las particularidades de los cruceros, salvo que sea en muchos de lujo, son los reducidos tiempos de escala en cada destino. Mientras que la mayoría de los cruceristas se toma la exploración del destino de forma pausada, hay quien quiere someterse en un demencial espiral de prisas, agobios, y verlo absolutamente todo en unas pocas horas convirtiendo su estancia en una “miseria” de stress.

Mientras que el pasaje anglosajón, que lleva haciendo cruceros desde tiempos inmemoriales y han inventado y popularizado esta forma vacacional, optan mayoritariamente por controlar su tiempo, preparar el destino y moverse por su cuenta, los españoles comenzamos a salir en crucero prácticamente ayer y somos tal vez la única nacionalidad, que por un extraña circunstancia cambia la excursión organizada del barco, por compañías de excursiones solo por ahorrarse una cantidad. Es justo decir que la mayoría son fiables, decentes, y hacen un buen trabajo en la organización de las excursiones.

Mi opción es siempre, o casi siempre por libre. Hay varias razones fundamentales.

1.-Economía

Son siempre caras. Las del barco mucho, las “independientes” algo menos. El 90% de los cruceros atracan en puerto con una amplísima gama de transportes públicos, con la suficiente alternativa para llegar a nuestro destino soñado. La red dispone de suficiente información posible mediante foros especializados, oficinas de turismo, guías virtuales y descargables para desmenuzar tu destino, para hacerlo la mayor parte desde “cero euros”, hasta una tarifas o bono de transporte urbano. Hasta el alguiler de una automóvil, o taxi colectivo puede salir más a cuenta que la excursión más barata. Bienvenido San Google Maps. Estamos en la época de navegadores.

2.-Eres dueño de tu tiempo

    Siempre me llamó la atención el termino: Excursiones por libre, pero dependiendo de otras 50 personas. ¿Cual es la diferencia entre un bus de excursión y un transporte público?. No solo flexibilidad y que eliges el horarios, sino usualmente rapidez.

Usualmente no tener que dejar el bus en los parkings turísticos y su subsiguiente caminata al centro. En una excursión tenemos un programa cerrado, estructurado, en donde el guía decide el tiempo en el que parar en cada destino. Decide los tiempos de paradas en las gasolineras, e incluso no se permiten cambios en las ruta. No hay improvisación, si no te gusta como discurre la excursión.

3.-No aguantas colas, saturaciones.

Y sobre todo compañeros indeseados. No hay nada más estresante que en un lugar turístico, guardar colas, entrar en grupos grandes, visitar museos en muchedumbres, y debes correr con el guía para que no quedar detrás en la parte de atrás del grupo, y perderte la explicación. En todas y cada una de las excursiones organizadas encontramos individuos sin dosis elementales de educación. Que si hace calor en el bus, que si hace frío, que si hablan muy alto, que si no respetan los asientos. Personas que hacen esperar al grupo dentro del bus, o son simplemente inaguantables. Estas de vacaciones.

4.-Tiendas con comisión.

Nuestro tiempo es precioso. Sácale el jugo al máximo. Las compañías de excursiones de cruceros, sean por barco o por libre, puede ser auténticas máquinas de hacer dinero. El enseñar el destino puede ser un simple armazón para sacarte dinero por otros motivos. No hay excursión en donde no se pierda tiempo y tiempo en tiendas de souvenirs en donde la compañía y guía reciben comisiones por cada compra, y las simples paradas a comer (larguísimas) o para tomar algo son lugares en donde el guía y compañía también recibe su “parte”, y en lugares tan remotos que no puede optar por comer en un plan “b”.

5.-Siempre parciales e incompletas.

Usualmente, tanto a la naviera, como a la agencia de excursiones le importará una “higa” que tengas las visiones más completas del destino. El programa está fijado. No puedes elegir el menú de atracciones turísticos que desees ver. Las compañías de cruceros, te dejarán en el barco muchas veces con demasiado tiempo antes, y la mayor parte de le veces hay una sensación de llenar tus excursiones con visitas vacias, y supérfluas, al igual que en la mayor parte de las veces lo de “visita” tal cosa es “panorámico”.

Comencemos a romper el rebaño. Y si lo quieres hacer, solo con la naviera “el barco espera”. Entre otras ventajas. Haz lo que desees, pero ten en cuenta todas las opciones. Y sobre todo, se libre. Disfrutarás mucho más.

Si eres de los que quieres ir “organizado”, te descubro en otro artículo sobre las virtudes de las excursiones organizadas.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies