SEADREAM: Una experiencia exclusiva

 

Cuando recibamos la documentación de SeaDream en una elegante cartera, nos daremos cuenta, que estamos a punto de viajar en una naviera de cruceros de lujo especial. Se sentirá un poco acobardado de los precios, pero tras embarcar, iba a comprender que los sueños no tienen precio. Cualquiera de las dos naves están diseñadas para hacer de su viaje, una experiencia sublime, tanto como viajar en un yate privado sin tener que comprar uno.

 

La elección perfecta serían las Islas Griegas en mayo, cuando las temperaturas comenzaban a resultar benignas y todo el Egeo adquiría una luminosidad especial. Tras una noche en el Hotel Intercontinental de Atenas, el día se presentaba excitante, pero con un fuerte calor.

Sentí un cierto escalofrío cuando en El Pireo ves filas y filas de personas, colas y colas, intentando embarcar en un enjambre de inmensas naves. ¿Es esto la mejor forma de comenzar las vacaciones?. Sencillamente no. Pero estaba a punto de embarcarme en el pequeño SeaDream II, con 100 pasajeros, menos de 10.000 toneladas, una tripulación dedicada a convertir nuestros deseos en ordenes. ¿Esperas?. Por favor…..faltaría más. En cinco minutos, estaba enfilando la pasarela y entrando en la enorme cubierta de popa.

 

 El embarque fue sencillamente como un soplo de aire fresco. Como cabría esperar el capitán nos da la bienvenida personalmente, por nuestro nombre, al tiempo que dos gráciles orientales, refrescaban nuestra leve espera con suaves toallas perfumadas.

Tras entrar en el salón principal, un delicioso buffet de bienvenida, champagne y caviar a raudales (acostúmbrese a él), ameniza la espera para el check in. Tras solo diez minutos entre canapé y canapé, somos conducidos personalmente a nuestras suites.

 

Todas exteriores, y con un tamaño civilizado para ser un yate, privado, las suites están dotadas de todo tipo de comodidades. Colchones de ensueño, lencería sublime, baños de mármol con productos de baño Bulgari, y un minibar con todas nuestras preferencias. Por supuesto, champagne, champagne y más champagne.

Muebles de madera maciza, flores frescas, cristal fino en el minibar, atlas mundial, un inmenso armario con albornoz de algodón egipcio, y zapatillas entre mil y unos detalles. La vida no se puede sentir mejor. Vacaciones individualizadas y sobre todo íntimas y personales. No se porque, pero algo me decía que pronto me acostumbraría a la experiencia SeaDream: It´s yachting, not cruising.

 

EL BARCO Y LA EXPERIENCIA 

Realmente no podemos esperar una gran cantidad de atractivos. Ni muchos salones, ni mucho menos gran despliegue de medios. Que más da. Seadream, como lo dice su palabra vende sueños de mar. Y siendo una especie que siempre busca el calor, y climas mejores, siempre hace un uso especial de la vida bajo el sol. Antes de zarpar Jinny, mi camarera ya me había traído algo que caracterizaba a la experiencia.

Un pijama bordado con mi nombre. Una leve mirada a la nave, a la que podría de calificar de “barco boutique”. Un comedor decorado con valiosas piezas de cristal muy íntimo, y con un servicio esmerado  y exquisito en la cubierta principal, una enorme piscina, un recolecto hall, un salón multifunción.

En la cubierta superior la biblioteca, un SPA-gimnasio y en la parte superior del barco, enorme espacio para un restaurante decorado con mimbre por doquier, y el Top of the Yacht Bar, quizás la parte más animada del barco. Enormes tumbonas, se convierten en camas para poder dormir bajo las estrellas, en la parte más alta del buque. Lo que tenemos que desterrar es la pauta tradicional de un crucero.

No hay animación, ruidosas fiestas, y aunque hay un pequeño casino, y un piano bar, los poderes de SeaDream son otros. Sobre todo podría definirse como hacerte sentir especial cada momento en un entorno de privacidad y clase casual. O sea, vacaciones a medida. ¿Como podría ser una jornada perfecta en SeaDream?. Tras una suave navegación con un anochecer hermosísimo, un Egeo dulce como la miel, y deslizándonos casi de forma furtiva, llegamos a Santorini.

Los amables tripulantes, tras desearme buenos días por mi nombre, tomo una mesa impolutamente servida con fina porcelana noruega, cubertería de lujo, y un selecto buffet despertaba el apetito. Cappuccinos perfectos, bollería recién horneada, y servicio perfecto. Lo primero que notas, es que no debes pelearte por encontrar sitio.

Mientras desayuno, y los acantilados de Santorini me emocionan, miles de pasajeros se apretaban en los tenders de otros barcos, y hacían largas colas para subir en el teleférico. Para que hacerlo en SeaDream. Sus barcos atracan más cerca que nadie, su estancia en los puertos dura hasta altas horas de noche, evita las prisas, y tener que apurarse y mezclarse con las hordas de turistas de las navieras generalistas, y levantarse temprano para desembarcar o pillar un número en el tender. No hay reglas, normas… nada. Solo disfrute.

Mientras me decido a bajar a tierra, algunos pasajeros ya están en la piscina. ¿Para que apurarse?. Hay siempre tumbonas para todo el mundo. Siendo un todo incluído cualquier bebida, comida, se servirá en el momento perfecto. Las excursiones de SeaDream son especiales, individualizadas, y hasta deportivas con la posibilidad de disfrutar de bicicletas de montaña.

Podemos volver al barco las veces que queramos, siempre habrá una lona especial con galletas recién hechas, en el puerto, y bebidas con un camarero exclusivo y zona para sentarnos, mientras esperamos el tender. Nada de esperas bajo el sol. Mucha gente vuelve a comer al barco, o simplemente a disfrutar de su Marina Deck ¿Y que es una Marina Deck?. También incluídos en el precio del crucero, la popa del barco se abrirá, y cuando desembarcamos en tender,  podremos bañarnos en el mar, o disfrutar de motos acuáticas, kayak, islas flotantes, Zodiacs, banana flotante, ski acuático, por mencionar que atracando en sitios y bahías más recónditas, podremos realizar excursiones y actividades mucho más inéditas.

 La hora más importante del día, es la socialización del cocktail diario en la piscina. Olvídese de rígidas etiquetas. Viste como quiera. No hay noches de gala, ni trajes. Solo ropa casual elegante como si estuviéramos en el yate de nuestros amigos. Al segundo día, ya conoceremos a casi todo el mundo. La filosofía de la compañía es: días y noches casuales, y sin normas. Quizás queramos pasar por la biblioteca, o tomar cualquier tipo de tratamiento de belleza en el SPA de orientación balinesa.

Tal vez, queramos meternos en el jacuzzi, o lo más apreciado, que es bajar a las escalas para tomar algo en un restaurante local, cuando la gente regresa a los otros barcos. Es sencillamente perfecto, ver Mykonos virtualmente vacío después de las cinco de la tarde. Si queremos la experiencia perfecta es pedir que la tripulación Seadream te prepare una cama, y puedas dormir en cubierta viendo las estrellas del Egeo. Aunque no es un barco festivo, sus bares siempre están animados, y el piano bar ofrece noche de melodías clásicas acompañadas de las bebidas más selectas.

TRIPULACIÓN Y COMIDA:


Son dos binomios sencillamente perfectos. No podría ser de otra forma. Su tripulación está preparada para convertir tus deseos en ordenes. No solo sirviendo unas creaciones gastronómicas difíciles de superar, sino con un mundo de detalles. Que recuerden como te gustan las cosas, que te preparen tu bebida favorita tan pronto vuelves al barco, o simplemente que se preocupen siempre de tu bienestar.

Siempre con una sonrisa. Un mundo de detalles que no esperas como que te limpien las gafas mientras lees en la piscina, colocando un detalle diferente cada noche en tu cabina, o que simplemente recuerden como te gusta el café. A fin de cuentas si nos sentimos únicos, nos sentimos mimados, y finalmente la experiencia será perfecta. Es lo que más cuesta: separarte de tu tripulación. Tal vez, encuentres al capitán todos los días entablando conversaciones con cada uno de sus pasajeros.

Por supuesto la comida ronda la perfección en cada plato. Ingredientes de primer orden, preparaciones y presentaciones dignas de los mejores restaurantes, y unos postres que son difícil de resistir. Menús que varían todos los días y van desde platos tradicionales, hasta las creaciones más sofisticadas. Realmente hay un servicio de comida las 24 horas, aunque las comidas principales son el desayuno y “delicias” a media mañana en la piscina, almuerzo en piscina y restaurantes superiores, cocktail y cena. Usualmente se realiza “al fresco”; al exterior para aprovechar la brisa marina, salvo que la climatología no lo permita.

ESCALAS Y DESEMBARQUE

La compañía se esfuerza especialmente en huir de las escalas tradicionales. Obviamente no puedes dejar de tocar las trilladas escalas de Santorini o Mykonos, en el Egeo, pero SeaDream intenta combinarlo con escalas en donde difícilmente encontrarás otros barcos de cruceros. En mi caso, usamos tender tanto en Santorini como Mykonos, pero el barco se posicionó muy cerca de tierra, a un minuto de tender.

Procuró combinarlo con islas inéditas como un atraque dominical el Paros, en donde no se veía ni un simple turista. Solo una blanquísima localidad griega, en todo su esplendor. Mientras degustábamos un Ouzo en una taberna típica, el barco estaba en la bahía muy cerca. Tengo que mencionar el Caribe, en donde la compañía explora escalas todavía más inéditas, e incluso atraca a pie de playa en calas privadas, en donde es famoso su “Caviar Splash”, o sea un festín de caviar en el agua.


Además de Kusadasi, pudimos contemplar otra verdadera sorpresa que es Lesbos, en donde la vida local estalla en todo su esplendor. Los desembarques suelen ser igualmente pausados, y usualmente con traslados privados privados al aeropuerto. Podría recomendar la experiencia a gente que quiere libertad, un producto exquisito, pero a la vez desenfadado. Cruceristas expertos, que busque huir de la muchedumbre, de alto poder adquisitivo, y que quieran simplemente no sentir las ataduras de los cruceros tradicionales. O sea, la “dolce vita” en muy pocos metros cuadrados. Puede parecer un producto caro, pero la vida está llena de experiencias, y de sentimientos. SeaDream, te hará soñar.

One thought on “%1$s”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies