EXCURSIONES PARA CRUCEROS: Razones para no ir por libre

Cuando los cruceros atracan en cada escala, una las dudas es como maximizar los tiempos para poder ver toda nuestra lista de visitas. Personalmente prefiero ir “por mi cuenta”, y visitar a mi paso cada punto. En otro artículo cuento las razones fundamentales, para mi elección.

Como todo en esta vida, cada persona es un mundo y hay quien prefiere la seguridad de salir del barco con todo planificado y cerrado. No dejar nada para la improvisación. Por eso, en algunos casos es recomendable una exploración mucho más independiente.

Sea cual sea nuestra elección. Si no queremos contar con la ayuda de las excursiones ofrecidas por la naviera, y contamos con operadores independientes, siempre debemos asegurarnos de que se tratan de agencias con los pertinentes permisos, ofrecer servicios legales dentro de la ley, y ofertas que incluyan condiciones de seguridad, fiabilidad, en su operativa, y que nos ofrezca un marco “legal” para solicitar cambios, reembolsos etc.

Para eso, tanto los foros especializados, como las críticas en plataformas como Tripadvisor son clave. La exigencia de pago seguro, es esencial para evitar fraudes de terceros, en nuestra reserva.

  Hay muchas razones, por las que en algunas veces, se recomienza contar con profesionales, y contratar excursiones organizadas en destinos, aun contemplando la obviedad, que siempre salen más caras, que si nos movemos por nuestra cuenta. Hay cinco fundamentales.

1.-El barco espera

Para mucha gente, que el barco zarpe y nos deje colgados en nuestro destino, es una auténtica pesadilla. Cualquier crucerista sabe planificar sus actividades, para llegar dentro del tiempo prudencial de regreso, que es usualmente una hora antes de la salida.

El barco solo espera por las excursiones vendidas a bordo, y organizadas por ellos. Y solo en este caso, cubren cualquier problema que surga en un destino, ya que siempre llevan un acompañante del barco, para afrontar cualquier problema. Hay personas que quieren la seguridad, cueste lo que cueste

2.-Personas con discapacidad

Salir por nuestra cuenta es motivador. Pero cada vez hay más tráfico, barcos más grandes, y normalmente los atraques están en puertos lejanos, no siempre con servicios de transporte público (o carísimos taxis), y a veces hay que caminar un par de kilómetros para salir del puerto. Personas de edad avanzada, problemas de movilidad, son los clientes perfectos para las excursiones de las navieras. Los autobuses de la excursiones del barco esperan, y te dejan a pie del buque.

3.-Tiempo limitado

Las escalas suelen ofrecer un tiempo prudencial, para ver algo en condiciones. No podrás verlo todo, en todos los lados, sino algunos de sus puntos concretos. A veces la poca planificación, y tener que usar transportes públicos, hacen que perdamos demasiado tiempo en escalas sobre todo de media jornada, con sitios de interés lejos de las ciudad. Cuando algo está organizado, los desplazamientos se minimizan, optimizas tu tiempo, y vas de punto A a B sin perder el tiempo en pasos previos. Ir de Livorno  a Lucca es muy barato en tren, pero el tomarlo, cambiar, y un par de buses es bastante tedioso.

4.-Lugares inaccesibles

No todo queda a pie de barco. No en todos los casos hay autobuses a nuestras ruínas favoritas, o monasterio soñado. No siempre compensa un taxi para lugares muy lejos, o en donde el transporte público no es factible o es inexistente. Estamos de vacaciones, y llegar a Lindos en bus es imposible. O hacer Efeso por nuestra cuenta una pesadilla. Visitar Taormina, o llegar a una cascada Islandesa tarea imposible. El bus de la excursión organizada nos lleva a cada punto de forma rápida y efectiva.

5.-Personas inexpertas con miedo al destino.

No todo el mundo somos exploradores. Llevamos niños, ancianos con nosotros, no conocemos el idiona, o tal vez hay lugares en el mundo cuya seguridad no recomienda aventuras independientes. Visitar Lima en nuestra escala de Callao con un taxi local es un poco aventuroso. Llegar  Kyoto desde Osaka, tarea imposible por la complejidad de los transportes, o alcanzar cualquier punto turístico cuando no sabemos ni decir una palabra en otro idioma. Hay gente que le entra el pánico.

Para gente poca decidida, cualquiera que sea nuestra limitación. Si te relaja que te lleven en un entorno protegido ir “organizado” es esencial.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies