Lübeck. El bosque de ladrillo rojo

La frase es curiosa. ¿Qué forma puede tener un bosque de ladrillo?. Si los combinamos de forma armoniosa, si levantamos hermosas estructuras urbanas, y miramos desde lo alto, veremos una escena tan hermosa como la vieja y roja ciudad de Lübeck; una especie de bosque de ladrillos rojos. Situada en el Norte de Alemania, esta maravillosa ciudad medieval, a pesar de la devastación de la Segunda Guerra Mundial, aparece ante nuestros ojos como un reino de cuento.

Las potentes ciudades de la Liga Hanseáticas, asociación de ciudades del Báltico que se unían por varios motivos, entre ellos el comercio usaban el ladrillo rojo para construir ciudades prósperas y fantásticas. A un tiro de piedra de Hamburgo, su casco histórico a 1,6 kilómetros de la estación de tren, es para disfrutar con placidez y dejarse llevar por la belleza imperante. Tanto que es patrimonio de la Humanidad desde 1987.

La potencia Hanseática, dio conflictos y ciudades poderosamente fortificadas. Y lo primero que nos topamos al entrar en el casco medieval, es su fantástico Holsten. Construida como una de las pocas puertas que quedan, formaba parte de una complejo sistema de fortificaciones, de la ciudad situada en una isla semi fluvial. Dos torres con cúpulas y un curioso museo martímo que refleja el brillante pasado marítimo de Lübeck.

Monumentos, iglesias, palacios, y a pesar de las cicatrices de la guerra, que dejaron bodrios urbanísticos en pleno centro, es la ciudad alemana, que más supo mantener su pasado, y rehabilitar las ruinas con acierto.

Tras la puerta podemos caminar. La ciudad es para disfrutar. Las ciudades son muy cortas. Dos arterias urbanas (Breite y Königstrasse) van desde este a oeste y concentran hermosas fachadas, palacios, iglesias, y arte.

Un entramado medieval portentoso, que no ha cambiado mucho a lo largo de los años. La diversidad de los callejones varios han dado estampas y escenas únicas, en donde aparte de su tipismo destacan sus decoraciones en puertas colores de las casas, plantas, flores como perfectos oasis de paz. Saliendo de estas dos arterias, hay decenas de “escenarios” de foto. No sabría decir, que calle es la más espectacular, pero algunas de insufrible tipismo serían: FlieshhauserStrasse, Hüxstrasse, Engelsgrube, o Engelswisch.

Nuestro paseo, nos debería llevar a algunos puntos esenciales.

AYUNTAMIENTO

Es un peculiar edificio con un tejado realmente interesante; arcos, soportales, fachadas de diversos estilos y pequeñas torres, como si fuese el castillo encantado del “cuento”, situado en el corazón de la ciudad. Ha formado parte del poder de la ciudad durante varios años. Del siglo XIII, fue construido en la Plaza del Mercado y ha sido ampliado con el paso de los años, hasta conseguir una amalgama salones peculiares, en donde la Hasesaal y Danzehus (reuniones y baile) son particularmente lujosas e impresionantes.

PUERTA Y MONASTERIO CASTILLO

Este imponente edificio, con su potente torre, representa uno de los puntos más característicos de la ciudad y es un testimonio visible del poder que alcanzó la urbe. Data del siglo XIII, y es uno de los monasterios más importantes de el norte de Alemania. Fue, aparte de monasterio, juzgado, prisión y ahora Centro Cultural:

Además, alberga el Museo Europeo de la Liga Hanseática que es esencial para comprender la historia de la ciudad.

IGLESIAS Y CATEDRAL

Santa María es el tercer edificio religioso más grande de Alemania y una de las iglesias más hermosas de ladrillo en estilo gótico. Fue destruida en la Segunda Guerra Mundial, pero reconstruida en estilo gótico, y aunque ocupa la Plaza del Mercado y es el edificio más célebre de Lübeck, no es la catedral. Del Siglo XII, es resconstruída en 1960, siendo de nuevo consagrada en 1973. Es un edificio imponte que domina cada esquina de la ciudad.

San Jacobo, es famosa por las cuatro pequeñas cúpulas esféricas en la torre. Es otra preciosa iglesia gótica de ladrillo, construida en el siglo XIV. No sufrió daños en la Segunda Guerra Mundial y está dedicada a los hombres del mar. Luego, Santa Catalina y San Giles. En primer caso con el espectacular coro, y la segunda es pequeña pero muy coqueta. Domina el barroco y renacimiento, y en donde el artista Tönniers Evers dejó su impronta.

La catedral está al final de la Breitestrasse, y además de su potente presencia, estilizadas torres, y su órgano restaurado, hay que fijarse en el enorme crucifijo del autor Bernt Notke.

UNIVERSO DE MAZAPAN. Niederegger

Nadie sabe con certeza, cómo se originó la tradición del mazapán en la ciudad; pero malas lenguas dicen que en épocas medievales hubo una etapa en donde sólo quedaban en los graneros azúcar y almendras. Hoy la tradición de este exquisito dulce de todas las formas, colores y tipos, la sigue llevando la familia pastelera, Niederegger desde 1806

Justo enfrente de la Plaza del Mercado está tradicional e histórica pastelería-cafetería, es el lugar de peregrinación de golosos y turistas, hasta el punto de que es uno de los fabricantes de mazapán más famosos del mundo.

Cafés impresionantes, dulces, tartas de mazapán son una tentación irresistible, a pesar de las largas colas

PUERTO ANTIGUO.

Es una fachada fluvial-marítima que conserva toda la tradición marinera de la ciudad. Una serie de casas históricas bellísimas, barcos museos, que lo hacen la escena perfecta, para una fotografía maravillosa. Todo parece parado en el tiempo, hasta los históricos barcos del Báltico, dan la impresión de que están a punto de salir en sus viajes comerciales.

Es una de las zonas de más actividad lúdica de toda la ciudad, y perfecta para pasear y relajarse después de una exploración.

OTROS PUNTOS DE INTERES

No debemos pensar que Lübeck termina aquí. Como toda ciudad histórica que se precie, es lugar de nacimiento de importantes personajes históricos como Günter Grass, o Thomas Man, y sus casas son puntos de interés. Para comprender la riqueza de los mercaderes hanseáticos, hay dos casas palacios que atesoran quizás una de las colecciones de arte, mobiliario y pinturas del siglo XVIII y XIX más ricas de Alemania, y que conviene visitar. Serían Behnhaus, y Drägerhaus.

Otra de las efemérides locales, es su famoso museo de las marionetas TheaterFiguren, en donde podremos disfrutar de la colección de marionetas más grandes de Europa. Han sido coleccionados por Fritz Fey Junior, perteneciente a una importante familia de artesanos. Vale le pena visitarlas.

Algún almacén como la Salzspeicher es de interés
¿COMO LLEGAR A LUBECK? La estación de tren queda muy cerca del casco histórico. Hay un red frecuente de conexiones desde Hamburgo, desde donde se llega en pocos minutos.
Como orientarse

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies