HERCULANO.

Nápoles es una ciudad intensa, y vibrante. Posee un patrimonio histórico destacado, pero también puntos de interés en sus alrededores. Pompeya es una especie de historia viva, que hace reencontrarnos con  nosotros mismos, nuestra cultura, e idiosincrasia. Desde su erupción y destrucción por el potente Vesubio allá en el año 79, ha despertado la trágica fascinación de medio mundo. Mirando sus vestigios, de este tremendo cementerio vivo, descubrimos un detalles muy actuales. Entre sus calles, patios, tabernas, termas etc. Cerramos nuestros ojos, y parece que todavía escuchamos un enjambre de gritos, y pasos de miles de personas intentando salvarse

Sus vestigios conservados, no tienen nada que ver con otro protagonista que compartió también el mismo final, que es Herculano. Más anónima, pequeña, pero infinitamente mejor conservada, y que es una recomendación obligada para cualquier persona con un poco de sensibilidad. Hay cosas intactas, y su estado de conservación se debe a que la ceniza cubrió Pompeya, pero en el caso de Herculano fue un duro fango, que mantuvo la ciudad en un estado inmejorable, hasta que el siglo XVIII en el medio de la ciudad alguien descubrió el magno descubrimiento.

Podemos ir de muchas formas, lo ideal es pactar el precio de un taxi. Pero siempre pactando el precio.   Si tenemos presupuesto limitado podemos acceder a través del tren Circumvesuviana, bajando en la estación de Ercolano-Scavi. Las ruínas están a 700 metros. Lástima que los vestigios estén rodeados de casas, que no permiten seguir escavando. Pero lo que podemos ver, nos hace volver a la época romana de golpe, y entrar de lleno en como era la vida en esta opulenta ciudad.

No nos hace falta tener demasiada imaginación. Los detalles conservados incluyen hasta estructuras de madera en muchos casos. Casas intactas, con muebles, tabiquerías de madera, techos artesonados han dormido un largo sueño, y parecen volver a la vida. Hay que visitar los Fornicies, especie de almacenes abovedados en donde se encontraron 300 esqueletos. y se guardaban los barcos. Intentaban refugiarse cuando los gasas tóxicos acabaron con su vida. Se encontró una barca con  monedas de oro, un barquero y una familia con ricos ropajes. Obviamente gente prominente intentando huir con su fortuna.

Las termas, y la palestra. Pero sobre todo casas. Famosos son los Mosaicos de Neptuno y Anfitrite, la Casa del Gran Portal que conserva la puerta completa con cornisas, y frisos etc. La del Atrio, una de las más antiguas es el prototipo de casa Herculana. Techos artesonados de madera, mosaicos, y pinturas murales. Es tal el detalle, que en muchos casos encontramos piezas de mobiliario.  Las tabernas conservan todavía las ánforas del preciado vino de la Campania, y desde un balcón podemos ver todavía una mesa. 

http://www.scavidipompei.it/ercolano.asp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies