SEADREAM: ¿LUJO?. NO NECESARIAMENTE


¿Que soñamos cuando nos hacemos una imagen ideal del mar?. Ciertamente no con miles de pasajeros metidos en una enorme caja flotante, dándose codazos, tampoco comida industrial, y mucho menos un estructurado mundo en donde somos un número, se nos marca lo que debemos hacer, y todo se convierte en una impersonal experiencia. Soñamos con ser los protagonistas de la película, ser mimado como si fueras una celebridad, ser tentado con la comida más exquisita, cuidado como una gallina cuida a sus pollitos.

Ansiamos con navegar con un grupo limitado de personas, en algo parecido a tu yate privado. Llegar a escalas exclusivas, comer siempre mirando al mar, huir, bañarse en calas exclusivas, y hasta dormir con un edredón de plumas mirando las estrellas. Un sueño irrealizable?. Realmente no. SeaDream ofrece eso y mucho más. Frente a una estandización tosca y casi grosera de muchas navieras generalistas, navegar en SeaDream es todavía lo más paracido a algo perfecto y exclusivo. Pude probar el SeaDream II en las Islas Griegas, y decidí volver de nuevo el SeaDream I, no solo para recordar tiempos pretéritos, sino para saber si las mismas pautas se aplican a su yate gemelo. ¿Cual es la esencia de SeaDream?. Hay cinco razones fundamentales, aparte del slogan: “No se trata de navegar en crucero, sino en un yate”.

¿Lujo?. No; se trata de detalles. El término es uno de lo más sobados usualmente por prensa profana, cuando quiere definir algo que no comprende. Si queremos interiores opulentos vayamos al Hotel de Crillon. Aparentemente cualquiera de los SeaDream (iguales), están discretamente decorados, no llaman la atención, tienen unos añitos, y hasta son simples.
 Cuando embarcamos y nos llaman por nuestro nombre, recuerdan como nos gusta el capuccino, o simplemente colocan un pijama personalizado en nuestra cabina, sabemos que los detalles, el anticiparse a nuestras necesidades, es algo que cualquier pasajero experto aprecia más que los vacuos oropeles de la decoración. En un mundo tan impersonal, que estén pendientes de nuestro bienestar, limpiando nuestras gafas sin que lo esperemos, o que al capitán se pare a hablar con nosotros, es lo que cuenta. 112 privilegiados huéspedes hacen del yate su propia casa. Por favor, olvídense de trajes, corbatas, smokings. Solo ropa sport en todo momento, desde las actividades diarias, hasta los cocktails privados en la piscina, o para cenar.

Lo pequeño es hermoso, y personal. No seamos paletos. Los barcos han sido diseñado para moverse, como lo hace el yate de Amancio Ortega, y debemos ser mecidos por las olas, como parte placentera de nuestra singludura. Aunque SeaDream I / II son estables, su tamaño es nuestro aliado perfecto. Ideal para entrar en todas las calas recónditas, y puertos únicos, no sentir el agobio de toparse con otros barcos de crucero. Ideal para tener todo a mano, para salir y entrar en cinco minutos, y sobre todo para que los interiores, pasillos, grandes espacios nos agobien. Siempre sentiremos que el mar es nuestro aliado, y el tamaño se ajusta siempre a las dosis más altas de privacidad. Cubiertas de teka, espacios que parecen sacados de nuestras casas, no de un casino, y las suites son generosas. Bar, dos restaurantes (uno en el exterior), casino, piano bar, biblioteca, spa-gimnasio, pequeña boutique, piscina y los camarotes van desde lo 19 m2 hasta los 41 de la Admiral Suite. Todas ellas suavemente decorados, y dotadas de todas las comodidades posibles

¡Cielos, que juguetes¡. No; no tendremos a un oso de peluche encima de nuestro camarote. Eso si, se abre una marina (portezuela retráctil en popa), y podremos usar sin coste adicional motos acuáticas, esquí, bañarnos en alta mar, windsurfing, etc. Incluso kayak, bicis de mountain bike, y demás exquisiteces deportivas. Incluiré entre los juguetes las maravillosas camas balinesas de cubiertas, que de lugares privados para tomar el sol en cubierta, tomarse el té mientras contemplas la caldera de Santorini, se convierten en cama con servicio de cama completo para contemplar las estrellas mientras nuestro yate se pierde en la bóveda estrellada de cualquier cielo estival del mundo. ¿se imaginan contemplar esto con tu pareja?. No importa, si se hace con alguien, solo; te cansarás de llorar de felicidad mientras intentas contar una a una, en eternas noches silenciosas y placidas. Por supuesto, un “detalle”, cada día en nuestro camarote. 



Libertad y experiencia sin igual; Hacer lo que nos de la gana en cada momento. Olvídese de las prisas para el tender, luchas contra las díscolas señoras porque ocupan las tumbonas de piscina. En SeaDream hay de sobra. No correr escaleras arriba o abajo para ocupar una mesa exterior. En SeaDream hay mesas para todos. Comes con quieras, cuando quieras, lo que quieras. Todo discurre de forma placida. Desde el no hacer nada, hasta una lista de excursiones individualizadas. Nada de colas para salir, nada de colas para entrar. Solo 112 pasajeros, que entramos y salimos a voluntad. Que nos agobian las escalas con miles de cruceristas. No se preocupe, SeaDream se queda en puerto cuando los grandes barcos de crucero, zarpan permitiéndonos disfrutar de la vida nocturna en tierra, o perdernos en las callejuelas de Mykonos sin las continuas ordas de pasajeros. O tal vez, un Caviar Splash: atiborrarse de caviar y champagne en una cala privada en el Caribe. La vida no puede ponerse mejor.


Relación calidad y precio. Y realmente beber con fino cristal noruego, cuberterías de plata, ambiente de yate “mega o sea” en cubierta todo exquisitamente presentado es algo delicioso. Pero las comidas alcanzan niveles de virtuosismo. Desde un simple croissant recién horneado hasta la más sofisticada creación pastelera, servida por los chicos SeaDream, siempre con una sonrisa en la boca, e impecablemente vestidos. Los mejores licores y bebidas, un ratio espacio por pasajero inimaginable, y sobre todo un nivel de calidad que no puede ser cuantificado con dinero. La naviera está haciendo un ingente esfuerzo en ajustar sus tarifas a la actual tendencia de la bajada de tarifas. Sigue siendo un producto usualmente caro, pero encontramos tarifas tan tendadoras, que los sueños son posibles. Y siempre “todo incluido”.

Para resumir, el verdadero secreto de la naviera está en lo inmaterial. Esa especie de ambiente desenfadado, casual, a la par de elegante, que en un ambiente familiar nos hace que cuando desembarquemos tengamos la sensación de que hemos dejado algo nuestro, y que justifica ser calificado como un Club de amantes de los yates.

SEADREAM I/II EN CIFRAS

-Cinco cubiertas de pasajeros, estabilizadores, SOLAS 2005, centro médico, servicio 24 horas, ascendores, casino, Spa dotado de tratamiento de belleza, masajes en cubierta, sauna, gimansio.
-Piscina con dos jacuzzi
-Wifi en todo el barco
-Servicio de lavendería y limpieza en seco.
-Librería con ordenadores
-Piano bar.
-Boutique
-Facilidades deportivas (simulador de golf, bicicletas de montaña, kayaks con fondo transparente, windsurf, zodiacs, equipo de snorkle, esqui acuático..Isla Flotante).
-Wiis e Ipods.
-Camarotes con baños de marmol, productos Bulgari, minibar con bebidas gratis, finos cristal para bebidas, flores frescas, menu de almohadas, albornoz y zapatillas, lencería belga, pantallas de plasma, teclado para acceso a internet en la pantalla de plasma, papelería personalizado. Espejos especiales, DVD, CD, puertos USB, secador de pelo, ducha hidromasaje, etc.

-Otros datos: tonelaje. 4300 t, eslora 104,85 metros, manga 14,32 metros, tripulantes 95, pasajeros 112. Registro Bahamas, velocidad, 15 nudos.

A RESALTAR

-Servicio cinco estrellas. Todo incluido, servicio que ronda la excelencia.
-En septiembre la compañía cumplirá once años.
-Nuevo material deportivo en 2011.
-Nuevas rutas a Granadinas desde Barbados y Antigua
-Salidas de ocho noches desde San Juan
-Nuevo transatlántico “all inclusive”, con la novedad de pararse en alta mar para nadar en el medio del Océano. Emociones fuertes sin duda. Diez noches por solo 1905 euros.
-En 2012 navegará por primera vez por el Amazonas, desde Barbados hasta Iquitos en Perú en una ruta verdaderamente destacada, y que solo un barco pequeño puede realizar.
-También cruzar el Canal de Corinto, Mar Negro, y varias salidas desde Atenas
-Mas opciones para chartear los yates, para convenciones, bodas, congresos etc.

2 thoughts on “SEADREAM: ¿LUJO?. NO NECESARIAMENTE

  1. Fran, me ha encantado el articulo y totalmente de acuerdo en todo.Siempre es de agradecer que la gente que prueba un producto y lo conoce nos lo cuente de primera mano.Ultimamente se habla demasiado de barcos, sin ni siquiera conocerlos, es demasiado facil tirar de folleto.Enhorabuena!.
    Conchi Castañeira.

  2. Excelente artículo que resume muy bien lo que esperar en crucero de lujo. Para mi, Seadream es la experiencia en cruceros más increíble que he vivido hasta ahora. Me dedico a ello profesionalmente, por lo que hago unos cuantos cada año por trabajo. Sobre todo el Restaurante. Una experiencia inolvidable.
    JUAN RODERO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies