Fantasmas del vuelo 401

No siempre los fantasmas aparecen en castillos, o lugares lúgubres. ¿Habéis oído que alguno se aparezca en un avión comercial?. Si, Eastern Airlines tuvo durante años, su propia historia de fantasmas durante un tiempo, y todo ello fue recogido en varias películas y hasta libros. Todo comienza cuando la azafata Fay Merryweather, en el L1011 número 318 ve una cara familiar en el microhondas, cuando se disponía a servir las comidas a los pasajeros. El fantasma incluso tiene la deferencia de hablar. “rápido hay un problema”. Cuando el ingeniero de vuelo, acudió a ver por si mismo el espectro, tras la llamada desesperada de la azafata, este volvió a repetir: “hay fuego en el avión”. 
Meses más tarde ese avión desarrolló un incendio en un motor en un vuelo a Méjico, sin consecuencias. La historia de los fantasmas, que se aparecían en los aviones de Eastern había corrido como la pólvora, a través de todas las tripulaciones de la compañía. Todo comienza en un día de otoño de 1972 cuando de forma inexplicable un L1011, al mando de Don Repo, se estrella en las Everglades cuando intentaba aterrizar en Miami. De los 176 pasajeros 97 murieron. El accidente fue uno de los más absurdos de la historia de la aviación. Al cambiar una bombilla del panel de control, accidentalmente,el piloto empuja con la pierna la columna de control, y el avión comienza a bajar, sin que la tripulación se percate del hecho. Su piloto y copiloto murieron. El avión no fue destruído de todo, y algunas partes eran totalmente aprovechables. El galley fue instalado en el avión 318. 
Durante su trayectoria, sus tripulaciones, hombres poco dados a cuentos de viejas, reportaron varias apariciones de Don Repo, en distintos vuelos, y partes del avión usualmente avisando de algunos problemas que siempre se desarrollaban. No son pocos los pilotos, que pudieron afrontar situaciones complicadas gracias al preocupado fantasma. Las apariciones se produjeron durante 18 meses, hasta que tras una ceremonia religiosa fue exortizado. Los fantasmas no volvieron a verse de nuevo. Una historia, muy curiosa. 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies