DISCAPACIDAD: Superando barreras en un crucero.

Cuando organizamos nuestras vacaciones, nunca nos planteamos los posibles problemas que nos pueden surgir. Cuando tenemos discapacidades y problemas de movilidad, la lista de preparativos se ven entorpecidos por un mundo de dificultades adicionales. Mucha gente piensa que los cruceros son lo más cómodo, relajado, y fácil para personas con problemas de movilidad. Lo solía ser, pero con la popularización del mundo de los cruceros hay varios impedimentos que pueden ser una pesadilla. 
Cierto, que el hecho de que tu “hotel” viaje por tí, facilita las cosas. Con la extensión, masificación, y aumento de tamaño de los barcos, hay barreras barreras que debemos considerar. Reconozco que formo parte de esa minoría, que tengo problemas, y quizás me fijo especialmente en una serie barreras, que suelen ser insuperables si no sabes como afrontarlos. Cierto que lo mejor es viajar con presupuesto ilimitado, contar con porteadores, coches privados, y traslado en limusinas con chófer uniformado. Pero…¡consuélese¡. El 99% de las personas viajan con presupuesto limitado. 
Si eres una persona que te cuesta un mundo, carga con tus anti inflamatorios, muletas, bastones, y sillas de ruedas. Viajar es vida. 
Llegando al puerto
   Por desgracia, no todos vivimos en sus inmediciones. No suele haber parkings cercanos para dejar nuestro coche, y contamos con un vuelo al puerto en cuestión. Estaciones lejos de los puertos, taxis caros, arrastrar maletas, y largas esperas de pie en la facturación de la terminal. 
Lo que puede ser un simple trámite, resulta pesado para nosotros. Mucha gente le gusta volar entre aeropuertos secundarios para evitar distancias, evita las low costs, para huir de las colas en el embarque, y huye de los embarques en puertos extensos, sin transportes a pie de barco, o con largas carreras entre aeropuerto y embarque. No es igual un embarque en Harwich, cuyo tren te deja a pie de barco, o Venecia, que su “people mover” te deja a varios cientos de metros de los embarques. 
El barco
Somos carne de barco pequeño por varias razones, pero sobre todo porque queremos llegar a nuestra cama y plato lo antes posible. Los tamaños de los barcos son tremendamente desquiciantes. Los barcos actuales, muchos de ellos con más de 300 metros de eslora, significa caminar varios kilómetros al día, para simples cosas. Arrastrar las sillas, o tener que superar decenas de cubiertas en ascensores saturados, colas en los restaurantes, etc. Somos expertos en interpretar cubiertas, y encontrar lugares estratégicos para llegar a todos los lugares del barco lo antes posible. 
Las escalas
No todas las escalas son, como por ejemplo, el Puerto de la Coruña situada directamente en el centro de la ciudad. Bajas, y caminas al sitio. No; el sector se ha popularizado tanto que se han construído enormes puertos, los grandes barcos están en medio de zonas de carga muchas veces, y no hay siempre shuttles como en Palma de Mallorca al Dique del Oeste y terminal 6, en donde hay “taxi o taxi”. Olvídate de caminar varias veces al centro, comer, volver. Etc. Cada vez domina más los puertos aislados, en donde debes pagar costosos buses de las compañías, taxis con tarifas brutales como Marsella, o en el caso de Toulon Seyne Sur Mer, perdidos en el medio de la nada. Evita algunos puertos como la peste, y con barcos pequeños tendrás más posibilidad de que atraques a un paso del centro. 
Las excursiones
Un coche privado a pie de barco es algo perfecto, pero inaccesible. No piense que un excusión organizada es siempre su mejor aliado. Siempre habrá unos símbolos en cada excursión sobre “nivel de dificultad” en cada programa. Pueden ser tremendamente estresante e implicar jornadas de escaleras, subidas, esperas, colas, y caminatas a veces excesivas. Hay puertos trampa como Atenas en donde tampoco se llega al centro con transporte publico, y debes caminar un par de kilometros hasta el tren, o dos o tres buses. Otros Le Havre en donde lo más cercano, no está a tiro de piedra de transporte, y la mayoría con diversos atraques según tamaño como el “anárquico” Livorno. 
Desembarque
No suele ser la peor de las circunstancias. Las navieras ofrecen shuttles a precio ajustado a estaciones, centros y aeropuertos pero hay consejos esenciales. 
Nunca espere de pie en los desembarques en el barco. No necesariamente son rápidos, aunque se te prometan que se realizan a una hora determinada. Si optas por el taxi, y viajas en un barco grande, las colas suelen ser largas y pesadas. No hay nada peor, que las conexiones en aeropuertos grandes. 
Puntos a tener en cuenta con sillas de ruedas

-No esperes que tengan una silla propia en las navieras. 
-No esperes que te ayuden a embarcar o desembarcar. Siempre cuenta con un acompañante de apoyo. 
-Cuenta con sillas poco voluminosas, versátiles, ligeras y desmontables. Sobre todo de dimensiones racionales para no quedar atascada en un determinado lugar.
-No hay siempre pasarelas a nivel en las escalas, sino que pueden ser pendientes rampas de acuerdo a las mareas. 
-Las excursiones suelen aceptar sillas de ruedas pero estudia detenidamente cada destino. Hay lugares no preparados para gente invalida. Cascos medievales, castillos, parques nacionales etc. 
-No todos los barcos tienen camarotes especiales. Los nuevos están mucho más adaptados. Y cuidado con la movilidad cuando manejas una silla, en marejada. Puede darte sorpresas. 

-En los aeropuertos puedes optar por la asistencia con anticipación. Las compañías aéreas no suelen cobrar sobrecostes por traslado de sillas de ruedas. 

Ante todo, no dejes de viajar. Supera fronteras. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies