La mítica Tindaris

El Carnival Breeze se aproxima a Messina y atraca casi simultaneamente a un barco de Costa. Ciudad siciliana destruída por los terremotos, no presenta enormes atractivos salvo la catedral normanda, en su plaza central. Taormina suele ser la excursión más socorrida. Había leído sobre el influjo en la historia siciliana de la mítica ciudad griega de Tindaris. 

Nuestro autobús condujo a lo largo de la costa norte, en un día especialmente luminoso. A lo lejos se veían las Islas Lipari, y a lo alto una altiva basílica encaramada en lo alto. Tras haber conducido por la A22, tomamos la salida Falcone hacia Patti, y comenzamos a subir. Las cupulas de Santa Madonna Nera se veía cada vez más cerca. Una vez en lo alto las vistas eran especialmente magníficas. Al pie de los acantilados la Famosa Laguna de Marinello.

La Basílica tiene un impacto visual importante por sus dimensiones, a pesar de no tener un valor arquitectónico destacado. Construída en un ecléctico estilo entre 1956 y 1979, es uno de los centros de peregrinajes más importantes del país.

Es que la Madonna Nera es muy milagrera en la mente y alma de los italianos. La pequeña virgen es sacada de Constantinopla en una época muy convulsa. Y  milagrosamente el barco es conducido por una tormenta a la zona. Y desde ese momento, miles de personas visitan el lugar.

Si no sientes la llamada religiosa, las Ruínas de Tindaris, al lado, son unos de los yacimientos arqueológicos más destacados de Sicilia. Fundada por los griegos en el 396 AC, llegó a ser una urbe muy importante, con unos 5000 habitantes.

Aunque fue abandonada en el siglo XIX, el estado de las ruínas es increíblemente bueno. Teatro, murallas, gimnasio, y un entramado urbanístico muy logrado.

UNA GRANITA

En los alrededores de la basílica, hay decenas de puestos, que venden toneladas de mazapán siciliano. Algo más elaborado que el nuestro, guarda no obstante claras influencias hispanas, de cuando Sicilia era parte de la Corona Española. Pero el calor apretaba, y no me apetecía comenzar a comer mis compras gastronómicas.

En el bar del aparcamiento, los turistas, consumen algo muy curioso. Sicilia es un lugar con un clíma muy benigno. Crecen multiples verduras, frutas, y una de las frutas estrella son los limones. Los sicilianos con golosos, y preparan algo exquisito. La Granita. Esencialmente un granizado, con zumo de limón natural, y una especie de “biscotto”. Interesante. Hay de varios sabores, pero el de limón es el más local y típico.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies