OCEANIA RIVIERA: Entrando en el barco

 Cuando llegué al puerto de Venecia, en el horizonte pude contemplar 4 bestias y una bella y me entró una especie escalofrío. Decenas de miles de pasajeros intentaban llegar y entrar en las mastodónticas naves.

Entre ellos la bella: del Oceanía Riviera, que aunque aparentemente de porte considerable, ofrece uno de los radios espacio por pasajero mejores del mercado. ¿Puede un barco de 239 metros de eslora ofrecer el mismo nivel de calidad premium que un exclusivo barco “yacht style”?. A un paso de ser un lujo, Oceania es el perfecto de una naviera upper premium. O sea, lujo con algún extra, pero precios contenidos.  La compañía en 2011 necesitaba un golpe de efecto, y hacer crecer a su Clase Regatta.

Oceania Cruises, lanza el primero de los dos barcos, el Oceania Marina, y el Riviera es inaugurado en Montecarlo en 2012. Más opciones, más restaurantes, más alternativas ocio. En Barcelona, días después nos cautivó como uno de los barcos más hermosos del mundo. Después de Crystal, la primera naviera en romper el tópico, que un barco de lujo, o upper premium, debe ser pequeño. El tiempo le ha dado la razón, y hoy podemos ver también a otros como el Seven Seas Explorer, los Viking, etc.

Nadie había cuidado tanto en presentar un barco tan hermoso, cuidado y exquisito. Y yo lo sabía. Un escudo en la proa indicaba sus aires regios. Tan pronto como entré en el precioso lobby del barco llegué a la conclusión de que los grandes barcos, no tienen porque ser necesariamente horteras; más bien como un elegante hotel boutique. Mis expectativas previas fueron superadas en cada esquina.

Nada de materiales falsos o bastardos como plásticos, imitaciones de mala calidad, nada de lucecitas de colores, ni frisos  pompeyanos. Todo ha sido escogido para ofrecer la mejor combinación de materiales nobles posible. Mármoles, cristal de Lalique (sobre todo una enorme lámpara de 140 kilos del atrio), y una exquisita mezcla de estilo moderno y tradicional, hacían del barco algo muy bello y distinguido. Una rápida exploración.

Todo se concentra en las cubiertas 5 y 6, es el lugar del lobby circular; en la sexta el bellísimo Bar Martinis. Con una mezcla muy ecléctica, siguiendo una tendencia entre Country Club, sofisticado local de moda, de una gran capital europea. Mármol claro, inteligente combinación de colores, y arte alternativo colgado de las paredes de madera. En proa y popa un gran teatro, y el dramático Gran Dinning Room.

Subí de forma inmediata a tomar un perfecto café italiano, servido por un camarero también italiano, y encontré el lugar perfecto. En la atalaya del barco, la biblioteca es tan señorial que parece sacada de cualquier casa solariega británica. Privacidad y relax. Había encontrado mi espacio. El Salón Panorama, se muestra como espacio perfecto para contemplaciones marinas perfectas. El té de la tarde iba a ser servido. Un paseo por el espacio exterior me hizo enamorarme del barco.

Estaba cansado y dejé la exploración para más adelante. Me fui a mi camarote.

EL BARCO

Tonelaje: 66084

Eslora 239,27

Manga 32,31

Velocidad 20 nudos

Pasajeros 1250

Tripulación 800

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies