SWISS: El placer de volar

El dia comenzaba como el cu…. Otro temporal y las típicas y pesadas nubes atenazaban en aeropuerto.  Las ramas de los árboles de un lado de la pista (indice fiable personal, de sí la situación es “volable”) estaban tranquilas.
 
El A320 de Swiss aparecía blanco en medio de las nubes por la cabecera 17. Puntual como un reloj de cuco. Swiss había caído de la burra, y tras añadir a Compostela a su red, llevaba los aviones llenos. Hoy no iba ser diferente. Antes de el largo otoño quería remontar el vuelo, sobrevolar los Alpes y escaparme un par de días a la bucólica Schaffhausen y las cataratas del Rhin. A ver….¡seamos serios¡. La realidad es ponerme ciego de fondue y chocolate.

Antes de volar

 
Ahora Swiss es una especie de híbrido low cost en cuanto a funcionamiento.  De la extinta compañía Swissair, como aerolínea de bandera que desapareció traumaticamente, a una nueva compañía renovada.  Grande de nuevo y global, con una enorme flota de A319/320/321, 330 y 340. Y una red regional heredada de Crossair, con flota regional variopinta, en donde destacan los Rj85/100 Jumbolinos, que a pesar de ser enormemente amplios, serán sustituídos por los Bombardier CSeries.

Cuando usamos la excelente web de la compañía, encontramos una amplísima estructura tarifaria, con la Economy Light que no incluye nada a otras más o menos flexibles.  Esta no incluye ni equipaje, cambios etc. En la web tenemos además acceso a hoteles, coches de alquiler y hasta reserva de detalles a bordo como chocolate o champagne. Lo más agradable el confort pack, que por un suplemento módico accedes a business class. Lo contaré en otro post.
Malas señales ocurrieron cuando, sin motivo aparente, mi asiento 9A, pagado y confirmado es dado a otro pasajero. No hay cambio de avión.  Solo sin razón se me pasa  al 12A. Ala….no veré los Alpes.

El arte de volar
 
Avión impoluto,  auxiliares que hablaban español,  una con un sospechoso acento gallego suizo nos dan la bienvenida.  Pantallas de video, algo que gran parte de las compañías han eliminado, y enseguida dejamos atrás los nubarrones.  El enfado inicial se pasa. Asiento lateral vacío y más espacio para las piernas.
Swiss sigue dando catering gratuito a todos sus pasajeros. Un fuerte olor a gruyere, hacía intuir que tipo de desayuno se nos serviría.  Una exquisita y calórica quiche de queso suizo, zumo y café me hizo olvidar la frustración inicial. El avión avanzaba suavemente, y el obligatorio chocolate suizo, me hizo disfrutar el vuelo.

Swiss se está quedando atrás en ciertas mejoras. Hay dos cosas que serían perfectas.

Cierto que pocas aerolíneas lo están haciendo, para la corta distancia, pero se agradecería enchufes en asientos como en la nueva generación de Vueling o wifi como en el caso de Norwegian. Entre otras.

La llegada
 
Tras cruzar unas nubes con ciertas turbulencias entre Francia y Suiza, y la preciosa aproximación escénica por tierras helvéticas, llegamos puntuales. Suave touch down, y Zurich Kloten.
Un aeropuerto bastante grande pero con una infinita red de destinos, oferta  comercial de primer orden y conexiones terrestres impresionantes.

UPGRADE A BUSINESS CLASS

Compañía pragmática, que no mitifica su business class y que ha decidido que nos pasemos a ella, disfrutemos, y nos relajemos. Podemos tener una tarifa con condiciones muy restrictivas, pero no tenemos porque no disfrutar de su catering y privacidad si optamos por el “confort package”, que por unos 50 euros podemos pasar a la noble cabina.Compensa por1) Zurich Airport puede estar saturado, y tener mostradores dedicados es una ventaja

2) Tener un cola diferenciada para el control de seguridad, en un aeropuerto con mucho tráfico y colas es enormemente relajado

3) Franquicia de equipaje de cabina adicional

4) Entrada a la sala VIP, en donde poder descansar, o tomarse una ducha. Consular internet, o simplemente disfrutar de un mundo sin ruído. 

5) Increíble catering, en donde domina la exquisita cocina suiza. 

¿Queréis ver como es la experiencia?

 

Wunderwahr. Usaré Swiss más veces.

2 thoughts on “SWISS: El placer de volar

  1. Me encantó tu análisis, y me gustó leer tu experiencia con Swiss (a pesar de la "problemilla" con tu asiento). Estoy de acuerdo contigo: parece ser maravillosa, o "wunderbar". Por fin una aerolínea en SCQ que da placer de volar. Cada vez estoy más convencido de que para mi próximo viaje al extranjero usaré Swiss.

  2. Gracias por leerme. Pues la vuelta me he dado un homenaje. Solo 50 euros y upgrades a business. Es una business con restricciones pero con acceso a sala y catering impresionante. Estate atento. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies