VIDEOREPORTAJE. ¿Qué hacer en un Aida Cruises en 24 horas?

 

 Los alemanes lo llaman Schnupperkreuzfahr. Mande¡¡¡. En otras palabras. Crucero de familiarizacion. O sea, algo muy común en la cultura crucerística anglosajona, y germana, o sea «probar» algo antes de reservar. Esa es la teoría. La verdad es que hay momentos entre crucero y crucero, días sueltos, que es mejor hacer navegar un barco un rato, y luego hacer caja, que tenerlo parado. Sea por lo que sea, encajaba perfectamente para los 2000 pasajeros que saturaban la terminal 6. 

 

Sí; esa terminal incomoda en Palma, perdida de la mano de Dios, y donde debes llegar solo en taxi. Ese día era bestial. Una formidable tormenta, hizo que la luz se fuera durante una hora a las 10:30, y al no poder facturar, hizo que los pasajeros fueran acumulándose dentro, como si fuera una peregrinación de la Mecca. Alemanes, sufridos y callados. Los germanos adoran, la milimétrica planificación. Cuando hay una circunstancia, que les debería hacer improvisar, se pierden. Miles de personas de pie, esperando como «santos», cuando se podría pasar y usar los scanners del barco, o hacer checkings graduales dentro de la nave

 

Pero…¿Qué se puede hacer en un barco de AIDA durante 24 horas?. VIDEOREPORTAJE

 

11:30 Entramos. Algo de historia antes de pasar.

 

Aida se funda en los sesenta como Deutsche Seereederei, operando el Völkerfreundshaft. Adquirida por P&O, en 2000, y luego en el seno de Carnival Group. Bajo la gestión de Costa Cruceros, pretende ser un concepto nuevo, moderno, activo y vanguardista. Y salirse siempre de la norma.

 

 

El AidaBlu es un barco medio de 71 304 toneladas, y 253 metros de eslora. Sale de Meyerwerft Pappenburg, en 2010. Es parte de la Sphinx Class junto con el Aida Diva, Bella, Luna, Sol y Mar. ¡Que camarotes más modernos, llamativos, cómodos¡. Pero ohhhh….el programa interactivo y canales de televisión son solo en alemán, y solo la CNN. La asistencia en español en check in parece que solo es una ilusión.

 

12:30 Un mundo de buffets ¡A comer en libertad¡

 

 
Hay solo tres o cuatros restaurantes «a la carta» con servicio tradicional, con coste nominal. El Buffalo Steakhouse, brasería americana, el Sushi bar, y el gourmet «Rossini» con menú de unos 30 euros. El resto son inmensos buffets surtidísimos, con una cocina exquisita, en donde está incluído el vino blanco de la casa, cerveza, refrescos, té, café, agua. Son a groso modo el Markt (cocina internacional y alemana), East Restaurant de orientación oriental, Bella Donna, de inspiración mediterránea, el California Grill de cocina americana.

 

 

Me encantó la simplicidad, libertad, variedad, y presentación. El sistema de cubertería en mesa, y aunque los helados eran muy buenos, los postres en general no destacaban.

 

14:00 ¡A ver el barco¡. 

 

Es un barco de dimensiones racionales, pero raro. Como toda la compañía. Vuelve a la distribución tradicional de hace años, de zonas comunes en la parte superior, y camarotes y una pequeña recepción en la cubierta 5. El Theatrarium, que está en lo alto del barco, es en una especie de atrio tipo «teatro romano» que ocupa varias cubiertas, y a donde fluyen restaurantes, bares, salones, zonas comunes, a donde entran ingentes cantidades de luz natural.

 

 

 Un barco sorprendente, donde los tonos divertidos, diseño innovador y moderno lo hacen especial, y al contrario de otras compañías es elegantemente contemporáneo. Un maravillo SPA, zona de excursiones activas, centro de deportes muy grande, un maravilloso mirador acristalado, vinoteka, galería comercial muy amplia, etc. No tendrás momento para aburrirte.

 

16:00 Comienzan los primeros shows. 

 

Desde luego, el Theatrarium nos permite espectáculos acrobáticos tan especiales y vistosos.

 

 

17:00 ¡Nos vamos¡. 

 

Solo 24 horas, pero el mar estaba como un plato, y el día estaba poniéndose muy luminoso. Solo daría tiempo para dar la vuelta a la isla, pero con una navegación costera panorámica muy especial. Las cubiertas exteriores son «extrañas», las piscinas están situadas en forma escalonada. No las encuentro especialmente cómodas para personas con movilidad reducida.

 

 

Bares, una enorme zona central para fiestorras, y una gran pantalla para proyecciones varias. Como cualquier barco, hay zonas de deportes, zona de top less, centro de infantil y juvenil, y aunque el SPA es particularmente amplio y destacado no tiene suficiente privacidad, ya que el interior se ve desde las cubiertas superiores.

 

 

17: 00 Más shows antes de la cena

 

Siempre muy cuidados. Me encantó este muy conceptual, y nada chabacano. Mucha gente piensa que Aida es una naviera germana «popularzona» y vulgar. Y nada más lejos de la realidad. Moderno, juvenil y barato no significa en absoluto hortera. Y sobre todo, hay libertad absoluta en vestuario, y horarios. No hay turnos, y prácticamente solo hay que reservar en los restaurantes de pago. El resto es muy desenfadado y cómodo.

 

 

19:00 Una pasada por el East Restaurant

 

Tras una copa de espumante por 3:90 euros, lo que hace de Aida, una compañía nada cara, de comprar algo, decidí probar un pequeño aperitivo en el buffet oriental. Bien, sin sorprender demasiado. Solo el sushi bar (de coste) era digno de mención. Cierto que tenía orientación oriental, pero yo diría que el orientalismo era bastante light e insulso.

 

 

20:00 ¡Que continúe el espectáculo¡ 

 

Sigo enamorado del Theatrarium, y es hora de algo muy tradicional en los cruceros. Los shows de los setenta. Muy bueno, interactivo, hizo que todos terminásemos moviendo las caderas, con mucho funkie, dance, kilos de laca, plataforma, y color. Música Motown, y una jornada genial.

 

 

21:00 A punto de cerrar, tenía hambre. ¡Brauhaus¡. Typisch Deutsch

 

Como recién sacada de una cervecería bávara, la decoración del local típico es lo más germano que te puedes imaginar. Es para mi la estrella indiscutible de todo el crucero.

 

Es hora de germanas con traje típico y coletas, llevando jarras de cerveza, música bávara, platos inmensos y contundentes de cocina alemana. Bratwurst, Leberkase, sauerkraut etc. Si no puedes con las enormes jarras, pide un surtido de tres cervezas a 3´90 €. No dejes de probar el postre por excencia. Rote Grütze (frutos rojos, con nata), me tomé dos.

 

 

23:00 Fiesta time

 


Si piensas que los alemanes no saben divertirse es que no has probado las fiestas de cubierta de AIDA. ¡A ver¡, dista mucho de ser un barco de Pullmantur en golgorio, pero le anda a la zaga.

 

 No hay tonos de «los pajaritos», pero si gente con ganas de divertirse. En  mi crucero, con una copa de champagne gratis, un grupo de animación muy dedicado, y la tripulación pasando por la cubierta, y diciendo hola a sus pasajeros,  en una jornada muy corta.

 

7:00  Desayuno. 

 

Yo había llegado en el Visemar One de Baleária, desde Valencia (quería saber como era experiencia de navegar en un ferry), y estaba atracado al lado del barco. El sol había salido, y prometía ser una jornada perfecta en Palma. Pero antes un buen desayuno.

 

Me sorprendió de nuevo lo particularmente bien surtido que es. Sobre todo la columna del té. Decenas de tés gourmet, filtros, azúcar especiales, para prepararte la mezcla por ti mismo. Ni en la mejor tetería de londres, el tea time puede ser más refinado.

 

Por lo demás, la variedad es impresionante. Salvo el café. Es «german style» o sea aguado o descafeinado.

 

9:00 Adios AIDAblu

 

Nos vamos. La compañía pone un shuttle gratuito hasta la salida del puerto (a casi un kilómetro), en donde podemos tomar el autobús urbano 1, que va directamente al aeropuerto (3 euros), o al centro de la ciudad (Plaza de España) por 1,50 en donde hay una consigna de equipajes.

 

 

RESUMIENDO

 

¿Puede sobrevivir un español en un AidaBlu?. Pues si sabes solo español malamente. Como tampoco lo harías en una compañía americana. Nuestra salida fue especial, con una cierta asistencia en Española en megafonía, en embarque, etc porque eramos muchos españoles. Bien, la compañía ya no nos veta a bordo. Encontramos tripulantes alemanes con conocimientos en Español, y decenas de cabinistas sudamericanos. Pero no esperes mucho más, fuera de esto. Tampoco te hace falta. Es casi todo buffet. Tampoco esperes grupos de españoles en las excursiones. O sea, somos aceptamos, pero no hay campanitas de bienvenida.

 

¿Y si sabes algo de inglés?. Perfectamente. Como puedes ir a Alemania, o a China. Es una compañía recomendada para gente con presupuesto bajo, que le aburra el concepto tradicional de los cruceros, y quiera algo muy activo, aires dinámicos y juveniles. Deportes, excursiones activas, actividades, imagen contemporánea. También para gente que busque libertad, no le importen las barreras lingüísticas, y se aburra de los apolillados cruceros de toda la vida. Hay que navegar en Aida aunque sea una vez en la vida. Es diferente.

No busque lujo, si una cierta elegancia. Barcos de tamaños racionales, y sobre todo mucha libertad. Yo creo que me gustará volver.

6 thoughts on “VIDEOREPORTAJE. ¿Qué hacer en un Aida Cruises en 24 horas?

  1. Siempre me despertaban interes estos barcos. No estaría nada mal algo así por aquí. Me gustaron también los vídeos, muy buena calidad de imagen ¿grabas en HD O 4K? ¿Y la cámara? Si no es mucho pedir……..

    1. Me alegro que te hayan gustado. Grabo en HD y a veces con menos resolución para subirlos directamente a youtube. Y lo hago con la camara del móvil. El Samsung Galaxy S6 te da una calidad minima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies