YUCATAN: Cinco retazos de la ruta.

Una de las razones de dejar atrás las arenas doradas de Cancún era buscar la esencia del Yucatán. Bueno, esencia, esencia es harto complicado en una visita organiza corta, en donde se nos presenta un catálogo más o menos maquillado de dos opciones destacadas. El esplendor de sus ruínas Mayas, y las ciudades coloniales, que fueron construídas a imagen y semejanza de la metrópoli.

Pero inevitablemente, saltando entre punto y punto, no dejas me hacer un acopio de elementos. No se puede hacer definir una región tan vasta por solamente golpes visuales, pero hay ciertas cosas especialmente curiosas, que desde mi pequeño microbús iba captando con mi cámara.

Me gusta ser una esponja. Cada persona que viaja, y que absorbe todo lo que va viendo presta atención cosas diferentes. Ahí radica la esencia del viaje, en que nuestra percepción es personal. No quiero decir, que cuando viajéis a Yucatán os fijéis en lo mismo que yo. Pero si os traigo cinco retazos de una ruta. Cinco cosas que me llamaron poderosamente la atención.

1) Los mejicanos.

Se tiene por un pueblo indómito, fatalista, pero que suele esconder temas severos en color, música y vistosidad. Amables y abiertos, pero sobre todo es un país en donde la gente interacciona sin demasiados problemas.

Sea en un plaza pública, en cualquier establecimiento, o parada de carretera, el mejicano es muy dado a la charla, a veces exagerada, a veces con una rara mezcla de relación amor y odio con la madre patria, pero siempre produce relaciones muy enriquecedoras.

Desde la más humilde a la más cultivada. Y sobre todo, siempre música, y más música ante cualquier situación. No se; hay países que es muy fácil sentirse a gusto, y Méjico es uno de ellos.

2) La vena mercantil


Todo se compra y vende en Méjico. Es una tierra bendecida por Dios, y la gana de colores de productos locales en los mercados es un espectáculo para olfato y vista. Ruido y actividad.

 Mujeres locales vendiendo sus artículos, tiendas con nombres curiosas, y lugares en donde se puede se produce siempre un intercambio de cosas. Nombres de tiendas cómicas, otras más comunes, la actividad de compra y venta es particularmente interesante.

No importa si tu local es pequeño, grande, cualquier esquina es perfecta para vender, comerciar etc. Y por supuesto no hay nada más local, que para en ruta, y mezclarse con la gente en taquerías y refresquerías locales, y dejarse llevar por lo que el país te ofrece.

No tenga miedo, será siempre bienvenido.

3) Ironía

Cantiflas no fue el único humorista de Méjico. Es un país divertido. La ironía mejicana ha dado ejemplos destacados en la literatura. Hay autores con una fina ironía, que caracteriza la visión de la vida de los mejicanos, que son un verdadero ejemplo de buen sentido del humor del país.

No hay tabús, ni temas prohibidos. La risa es a veces es una ironía ácida, muchas veces es hasta osada e insolente, y hasta en puntos tan sagrados como la muerte. En cada esquina, hay carteles, slogans, frases ingeniosas, hasta por ejemplo en este “destartelado” vehículo que parece, que a pesar de sus años está reivindicando su utilidad.

4) Los Mayas.

Amplio capítulo dedicaré a la cultura maya, en otro artículo. Esta civilización precolonial, nos ha hecho imaginarlos fastuosas leyendas de su sofisticada cultura.

Desaparecida en parte por el empuje de los españoles, en parte de por otros problemas que jamás se ha podido determinar ha dado una comunidad indígena, que ha forjado en carácter de los mejicanos del Yucatán. Mercados, venta de tejidos que a buen seguro se influenciaban de años de tradición indígena, y sobre todo presencia en cada esquina del país, en una especie de fusión forzada de la aportación hispana.

5) Comida

No hay nada más potente y festivo que la comida mejicana que se ha hecho famosa en el mundo  entero. Los nombres son tan celebres que no podríamos imaginar la dieta del país sin una gana infinita de fajitas, burritos, enchiladas etc. Cervezas, tequilas y golpes de postres de cajeta.

 En un país en donde se mezclan también la cultura gastronómica maya, especias locales, con la sutileza de las aportaciones hispanas. Cada plato es una celebración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies